Su Majestad…¿la Ley?

septiembre 24th, 2013

Plancha de Trabajo No. 12 22 de agosto de 2013

“No puede votar sobre la Constitución

quien no sepa leer en ella.”

V:.H:. José Julián Martí Pérez

A lgo no anda bien cuando nos dividimos sin pensar las razones, cuando la afinidad personal supera a la razón y pisamos nuestras leyes para agredir al otro, convirtiendo un pensamiento diferente en un estigma y, aún más, cuando a quien lo origina lo transformamos en un enemigo.

Algo no anda bien cuando la verdad separa a los masones y este pensamiento se convierte en una paradoja de la masonería regular en Cuba. Ningún análisis sería justo sin tomar en cuenta el contexto que nos rodea.

Nuestra masonería la componen hombres, que generalmente se han formado sin una cultura de respeto a la Ley y, a la mayoría de nosotros nunca, como miembros de una Sociedad Civil, se nos enseñó la Carta Magna de la República en la que vivimos y más aún, hemos visto como es incluso irrespetada en muchas ocasiones por los primeros obligados a hacerla cumplir; aun, en este instante, si preguntáramos quienes conocen o aún más quienes han leído alguna vez la Constitución de la nación, el cuestionamiento levantaría suspicacias y la respuesta revelaría que los cubanos desde hace tiempo hemos crecido de espaldas a la comprensión y respeto de “Su Majestad” la Ley.

Bajo esa condicionante y su lógica consecuencia, un pasaje bíblico nos recuerda que no se le puede pedir peras al olmo, por lo tanto, no es incomprensible nuestra situación actual, más bien es consecuente, lo que no significa que sea satisfactoria para la masonería. Página2

Veamos dentro de la Orden algunas condiciones que propician este desconocimiento de la Ley.

Algunos HH:. de logias del interior del país nos han manifestado que en sus talleres solo existen algunos ejemplares de la Legislación Masónica Cubana, los cuales están bajo el poder de algunos otros HH:. que son los que verbalmente indican si algo está o no de acuerdo a derecho. Si es así o no en todos los casos, de cualquier manera se nos revela un problema real: la falta de disponibilidad de la Legislación Masónica y con ello el monopolio de su estudio y comprensión.

Desde que el Pasado Gran Maestro I:.H:. José Ramón González Díaz lanzó la propuesta de modificar la Legislación, que fue dejada en suspenso (en nuestra opinión, acertadamente, por la forma y las circunstancias en las que se intentó implementar), se decidió no hacer nuevas tiradas de este texto legal masónico pues se preveía el inicio y culminación del antes mencionado proceso (que aún no ha sucedido, ni se vaticina que en el corto plazo acontezca de forma general como había sido planteado) más si, como parte de un indetenible proceso natural, todos los meses escuchamos las decenas de candidatos que pretenden ser iniciados en nuestra Orden y desde entonces no tienen acceso general a nuestro cuerpo legal fundamental.

Hace poco escuchamos de un Gran Funcionario, que otra razón es que ha aumentado el precio de impresión, que según sus palabras, hoy está a 45,00 CUP por unidad y creemos que esta razón (sin entrar en valoraciones acerca de la búsqueda de mejores opciones de precios) no es suficiente para resignarnos a renunciar a que cada nuevo H:. conozca la ley. ¿Hasta aquí qué podríamos hacer para lograr que cada H:. tenga una Legislación?

Queremos acotar, que para nosotros está implícito el interés de cada masón por conocer sus leyes, pues no olvidemos todo lo aceptado bajo juramento al recibir la Verdadera Luz. Por tanto, aquí lo más importante es hacerle llegar oportunamente a los H:., mediante un mecanismo ágil y racional el mencionado volumen legal.

Propuesta de solución:

Cada logia podría entregarle al Diputado Gran Maestro de Distrito la cantidad de legislaciones requeridas por sus miembros (y si su tesoro lo permitiera, podría hacer un pequeño stock con la previsión de los ingresos en el corto plazo). De esta manera cada Diputado G:.M:. de Distrito le trasmitiría ese resultado al Asesor Provincial con el que cuenta cada territorio para que lo consolide, para lo cual podría auxiliarse además del Gran Funcionario con que “también” cada provincia cuenta y de ahí podría ser comunicada la información compilada a los directivos de la Gran Logia.

¿Quién podría encargarse de esta actividad en la Gran Logia de Cuba? Es sencillo. Históricamente, el encargado de atender a los Diputados Gran Maestro de Distritos ha sido el Diputado Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, que si uno lee la Legislación Masónica, es un cargo, que salvo para sustituir al Gran Maestro o cumplir Página3

alguna encomienda designada por este, tiene mucho tiempo sin ningún deber definido constitucionalmente, por lo tanto, agrupar esa información por provincias no le sería engorroso ni fatigante y si muy beneficioso para la Fraternidad, además, el mismo sería el encargado del paso primigenio que implicaría coordinar el precio de impresión con los posibles ofertantes del servicio, que los hay y, claro está, toda esta acción seria desempeñada bajo el mandato del Gran Maestro, que por tener deberes y obligaciones abundantes no sería justo cargarlo además con este asunto.

Todo este proceso de recolección a nivel nacional de información al respecto de la disponibilidad de Legislaciones no debería tomar más de un mes y seria tiempo de sobra pues una logia necesitaría una sesión para conocer el requerimiento mayoritario y en el lapso de siete días hasta la próxima sesión consolidaría y completaría la información que tendría el destino antes sugerido, trasmitido por el funcionario territorial a la Gran Logia de Cuba personalmente, por teléfono, correo tradicional o electrónico.

No piensen que esto suena muy fácil; en realidad es muy fácil, solo hay que tener la voluntad de hacerlo, como ya hemos dicho: las únicas fuerzas que pueden detener al hombre que quiere son las fuerzas del hombre que no quiere.

Imagine que en este verano caluroso que vivimos, usted decide pasar un día en la playa con su familia y en el trayecto al carro se le poncha una goma. Usted se detiene unos minutos, la cambia y prosigue su viaje: sigue siendo así de sencillo. Quien no esté a la altura de las necesidades de la Orden o que no sea física y espiritualmente capaz de afrontar los avatares, no debe sentirse mal si otro hermano está dispuesto y capacitado para cumplir con las exigencias de hoy.

Todo lo anterior, sin dejar de incluir el conocido cuento del caballo del General, podría estar concluido en cuarenta y cinco días. Luego de esto aparece el problema de la distribución y aquí podríamos proponer diversas variantes, pero una se nos revela como la más efectiva, por ser la más sencilla, de acuerdo a nuestra opinión.

Como ya sabríamos el número exacto de las legislaciones solicitadas, estaríamos garantizando que cada legislación impresa fuera adquirida y se aseguraría que la Gran Logia no tuviese pérdidas económicas, un elemento significativo dentro de todo esto.

Las logias de Ciudad Habana, por su cercanía geográfica, tendrían la oportunidad de pasar a recoger los volúmenes solicitados y pagar sus pedidos al instante en Gran Templo, lo cual podría organizarse por circuitos y municipios, etcétera. Pero será imperativo el organizarse, para evitar demoras o recibir cheques que no estén confeccionados correctamente en caso que el pago no pueda ser en efectivo y esto, por tratar de viabilizar el proceso, genere deudas, al expedir el pedido de manera “fiada”, lo que más que ayudar a mejorar una situación, podría agravar otra, la cadena de impagos al Tesoro de la Gran Logia. La vitalidad en este elemento garantizaría que un tercio del total de las logias de la Jurisdicción Página4

obtuvieran la Legislación Masónica Cubana en un primer momento, escalonando el proceso de entrega al Oriente de la Habana, pero haciéndolo más viable para el resto del país.

Las HH:. logias de las provincias podrían recibirlas en la sesión de la Gran Logia, habiéndose realizado previamente una labor organizativa que incluiría la supervisar la confección de los cheques en las provincias de origen, para evitar algún error, así como finalmente, disponer de varios puntos de entrega en la Gran Logia, para atender a los orientes de mayor concentración de talleres, lo cual permitiría ejecutar este cometido con eficiencia en el menor tiempo posible; la clave de este ejercicio radica en colocar a los HH:. capacitados y capaces, en diferentes puntos de entrega edificio, haciendo eficiente el proceso.

El punto crítico de esta actividad radica en saber escoger a los organizadores de la tarea, de inicio a fin y, lo único que debe prevalecer para esta selección es la capacidad del H:., la afinidad o el afecto no tributan al logro de los objetivos propuestos.

Cuando este proceso esté concluido, que en nuestra opinión no debe exceder de los seis meses, objetivamente podríamos afirmar que más del 95% de los masones de la Gran Logia de Cuba tendrían el instrumento legal primario más significativo, la Legislación Masónica Cubana, lo que sentaría las bases para pretender, después de un tiempo de estudio reposado y, con la participación consciente de un número mayor de HH:., proponer los cambios necesarios, sustentados en la razón que necesita nuestra ley fundamental para ser puesta a tono con nuestras circunstancias, sin dejar atrás ningún precepto fundamental.

Proyecto Espejo1

1 www.proyectoespejomasonico.crearblog.com

proyect.espejo@gmail.com

Plancha de Trabajo No 11

febrero 1st, 2013

La vieja disputa del todo o nada.

“Todo hombre se conduce por algún bien, y si trabaja por conseguirlo es por la pasión que tiene él; de modo que un hombre sin pasiones quedaría reducido a un ser inerte, para el cual las ciencias, ni las artes podrían tener el menor atractivo, ni merecer el menor estudio. Mas si las pasiones son desarregladas transforman todas nuestras ideas, no permitiéndonos que observemos los objetos sino bajo ciertas y determinadas relaciones fingidas, las más veces a nuestro antojo.”

Beato Pb. Félix Varela y Morales

 

 or estos días se ha disparado una contradicción más dentro de nuestra Institución, y es a través de esta, que constatamos con su reflejo en disimiles medios, escritos, digitales o la palabra viva de los hermanos, que existe una gran preocupación en cuanto al reconocimiento de lo que no solo es un derecho, sino que forma parte de los elementos sine qua non de la forma de vida superestructural de la masonería en Cuba, y vemos, que se teme asumir esta libertad. Mal empezamos.

No en vano el insigne masón mexicano, expresidente de esa nación, Benemérito de las Américas, enarboló: “(…) el respeto al derecho ajeno es la paz.” De ahí que no sea una casualidad que esta es la segunda plancha que dedicamos a la manida situación creada alrededor de la puesta en práctica de la separación de algunas logias, otrora constituyentes de la Gran Logia de Cuba de A:.L:. y A:.M:.. Rememoraremos que en ese escrito pusimos de manifiesto la interrelación que existe entre la forma que adoptaron las logias cubanas para nuclearse y trabajar mancomunadamente y esta prerrogativa indisoluble a tal formación grupal: la Confederación. Son estos los días por los que en las logias se aviva el sí o el no alrededor de propuestas y posibles mociones para modificar y adicionar artículos a la Legislación Masónica Cubana, en su libro de Estatutos de la Fraternidad, a propósito del vacío explicativo con respecto a esta opción, quizá la menos deseable, pero sin lugar a dudas, legal.

Al respecto es menester aclarar que solo puede contravenir lo establecido, y distorsionarlo, la manera en la que se ponga en práctica esta sensible pero legitima decisión por una logia, que sin dudas, desde el punto de vista civil, y masónico, es un ente independiente y autónomo, que solo por haber consentido y nacido bajo la égida de una confederación, es que debe respetar ciertos y determinados ordenes y reglas, sin menoscabar esta posible opción. En ningún caso haremos un análisis de caso sobre algún taller que haya emprendido la separación, por ser un asunto sensible y por requerir de todas y cada una de las pruebas y elementos necesarios que lo mantendrían en el campo del análisis y no en el de la intromisión en los asuntos de una logia en particular. Asimismo, es muy difícil abordar cualquiera de estos ejemplos porque como esa mítica copa, que fue rota y luego cada uno recogió su fragmento, no sabemos quién tiene la verdad, su verdad. Por tal razón, debemos ir al contenido y no a la forma, a la génesis del problema y no a su manifestación. Visto esto, podemos reflexionar acerca de que la cercanía es una opción, y el hacerla un hecho o no, es decisión del taller, no obstante, puede ser la retirada una muestra inmediata de que se quiere alcanzar un entendimiento, pero a través del saldo de las diferencias y solución de conflictos desde la distancia.

En la Plancha de Trabajo No2, “Cuentas claras conservan legalidades”, señalamos el error de querer identificar el suceso de una disolución de un taller con el de la separación, puesto que en la primera vía se pierden los fines de la institución al desaparecer esta y en la segunda se mantienen, aunque fuera de la obediencia y cuidado de la Potencia, que seguramente la amparó para constituirse. La disolución, contemplada y definida su práctica en los artículos del 27 al 30 del libro de la Constitución de la Legislación Masónica Cubana, es recalcada, porque es un proceso que no necesariamente es inherente a la Confederación, como si lo es la separación por decisión propia, a la cual no se hace referencia, como a ninguna de las otras prerrogativas obvias de un ente confederado, porque simplemente implicaría ser redundante en materia legislativa, aunque para no dejar lugar a dudas, no estaría demás legislar sobre el orden de su implementación, no sobre su redefinición, porque es improcedente.

Tal cual mencionamos, no se deben equiparar ambos hechos porque simplemente están distantes en su concepción y práctica. Cuando una logia se disuelve, existe la posibilidad de que algunos hermanos pidan a la Confederación que los apoye para que continúen trabajando con igual nombre y por demás, sería la misma logia porque simplemente, con esta acción, estarían impidiendo que se extinga una persona jurídica que por decisión de la mayoría estaba

encaminada a ese fin, no siendo así con la separación, puesto que esa mayoría ha decidido seguir existiendo, y entonces quienes deseen trabajar con el mismo nombre, obviamente no lo harían en el mismo lugar si este fuese propiedad del taller en cuestión, salvo que les fuese permitido por los escindidos, así como tampoco pudiese decirse que son la misma logia por tener el mismo apelativo, pues la logia y lo que con ella pase es la suma de las voluntades de la mayoría, gústele a quien le guste; simplemente sería una nueva logia con similar nombre, como las hay en nuestra Confederación (Carlos Manuel de Céspedes de Centro Habana y Yaguajay). Estas logias simplemente estarían naciendo, y ese sería su primer año, según establece la Legislación con los procedimientos correspondientes. Sin embargo, y es un detalle en que queremos hacer hincapié, la logia nace porque así lo desean un grupo de masones, en cantidad definida por la legislación vigente en la Potencia que decida ampararlos para esta creación, y el apartarse de esta unión es simplemente una decisión de la logia sin que nadie pueda forzar otra salida.

Es mucho más importante determinar qué es lo que conmina a adoptar esta solución tan expedita antes que lograr la conciliación de criterios, quizá la experiencia haya determinado que esa distancia envía un mensaje a quien se siente dolido por la misma y si realmente se quiere, se emprenderá el camino para la solución, sin posiciones de fuerza y poder como mordaza para demostrar quien ostenta realmente el mando. Pero como todo, al menos dentro de esos muros que salvaguardan el trabajo de la masonería, cada paso debe ser dado sin flexibilidad en la regla que define cada procedimiento. El bache dentro de todo esto salta a la vista cuando no existe una referencia clara a la tan temida opción de la separación, solo sabrá el G:.A:.D:.U:. qué llevo a los padres fundadores de la institución en nuestra Isla no hacerlo explicito, quizá la seguridad de que no es necesario advertir cuanto asunto este implícito dentro de un concepto o categoría legal dentro de nuestra Carta Magna masónica, quizá, seguros de que quienes legislan saben de leyes. Es esta la situación de la Confederación, que trae aparejada esta libertad, susceptible a no ser consultada, salvo, por y para quienes forman el taller en cuestión, puesto que han sido creados por voluntad propia, soberanamente, bajo el supuesto de que lo que se hiciera según el espíritu democrático que se espera de la masonería, es definitivamente aceptado, so pena de no coincidir con la opinión individual de hermanos o grupos de estos, que constituyan la minoría, sin socavar sus respectivos derechos.

Hemos escuchado en ocasiones, que la separación de las logias implica, desobediencia e irrespeto a los fundadores de esas mismas logias, ya sea de veinte, cincuenta o cien años atrás, pero en esa

divagación se pierde el verdadero sentido de lo que defiende la masonería, que es la libre determinación. Si los precursores optaron por constituir y pertenecer a una institución que en ocasiones puede tomar decisiones duras pero justas, apegadas a la ley, difícilmente habrían de preocuparse sobre estas decisiones, porque si son tomadas de manera correcta, entiéndase respetando lo que queda establecido en cuanto a votaciones y procedimientos de toma de acuerdos en un taller, nada hay que temer, sino a lo que ha llevado a tomar la decisión en cuestión. Es, según nosotros, un error querer sostener el precepto de la unidad sobre la base de que esta se muestra al estar agrupados bajo el amparo de una idea primigenia y lo escrito en el libro de la ley de leyes hace mucho tiempo atrás. La unidad se sostiene, con toda seguridad, en muchísimo más que eso. Esta idea se asegura en tanto se coexiste cual un sistema, como cada órgano en el cuerpo de un ser humano, en el cual, si existe armonía, evidentemente se benefician todos en particular y en el conjunto también.

Mas, y eso sentaría pautas, deberían acabarse de definir patrones que rijan los comportamientos, en este caso, como en muchos otros asuntos en la masonería practicada en Cuba, que lo dejen todo claro para evitar dudas, acorde a las circunstancias que nos condicionan, y tratando de exponernos lo menos posible, ante esa sociedad que cree algunas cosas que no son ciertas sobre nosotros, unas veces por exceso, otras por defecto, pero siempre por responsabilidad nuestra, y eso, también nos condiciona. Es una suerte que ya se ven nuevas esperanzas en el horizonte, no muy lejano, al respecto de lo que aludimos. Debe pensarse que lo que ha sido fruto del esfuerzo de la logia, desde sus inicios, templo, caudales y otros bienes materiales e intelectuales, se debe dejar a la libre elección de esta qué hacer con ellos, mientras no rebase las fronteras de la práctica masónica, tal cual queda definido en la Legislación nuestra. No se debe presionar de ninguna manera a los talleres a nada que vaya contra sus legítimos derechos, puesto que el mando de la logia está en la voz de la mayoría, sin irrespetar los derechos de quienes queden en minoría, y el querer mezclar a entes externos solo profundizaría males innecesariamente introducidos ya en la Orden, que socaban el verdadero espíritu de democracia que ha de primar. La coacción, que es lo implica el intento de desatender derechos y violentar reglas, a lo único que puede conducir es al desastre. La unidad no debe, no puede, estar condicionada por una amenaza: te vas, me quedo con lo tuyo. ¿Por qué? No es justo, porque no ha dado nada, quien algo pretende quitar, así de simple, y porque se violaría impunemente.

De igual manera es un grave error asumir que surge la irregularidad

cuando una logia abandona el amparo de la Potencia que le permitió trabajar bajo su jurisdicción funcional, y recalcamos el termino, porque jamás podrá una Gran Logia impedir que trabajen las logias en la jurisdicción territorial de un país, porque carece de los derechos civiles necesarios para ello, solo asumidos por ese Estado y orden constitucional que se jura obedecer en los Antiguos Limites. Pensar así, es deliberar que solo es posible la práctica de los derechos de alguien hasta cuando nos convenga y no afecte la apariencia de algo que queremos que parezca lo que no es. Existen varias maneras para hacer entender lo justo de reconocer un derecho, sobre todo asumiendo que los derechos no se justifican cuando se van a ejercer, si es licita y respetuosa la forma en la que se los materializa, que lejos de traer problemas, lo que podría es disminuirlos, puesto que cuando los seres humanos vemos nuestras libertades salvaguardadas estamos menos propensos a que un arranque de ira nos lleve a tomar quizá la decisión más correcta, pero menos oportuna.

En fin, el hecho de que una logia se separe, solo la llevaría a permanecer en el espectro masónico nacional, e internacional, sin reconocimiento, puesto que las grandes logias solo reconocen a grandes logias, y por transitividad a las logias que agrupadas, ya sea en federación, confederación u otra formación, están bajo su amparo. Nunca es reconocida independientemente una logia por una Gran Logia, puesto que son niveles de organización diferentes, y que sepamos, no se ha manejado de otra manera, no por lo menos en el ámbito de las grandes logias regulares tradicionales. Por la o las razones que sean, que mucho nos beneficiaria conocer, para enmendarlas, esa logia que se separa queda bajo su propio amparo, bajo “bóveda celeste”, como se define masónicamente, pero queda regular, porque regular ha nacido, y solo se cometen irregularidades para ser definido como tal, y el ejercicio de un derecho no debe ser una de esas razones, por contradictorio y por irreal. La claridad con que se encaminen todos los aspectos de nuestra Institución, será lo que la beneficie indiscutiblemente. No solo el esclarecido proceder legal, al separase o al hacer cualquier cosa, aplomar un candidato por ejemplo, lo más delicado que hacemos en la masonería, sino darle el verdadero sentido a esta Orden, que recalcamos, es iniciática, que transforma, no solo a través de la ceremonia, de la alegoría, de la liturgia, sino de la propia madurez de la conciencia de quien se torna masón. Quizá, en no entender eso y perder la perspectiva, esté uno de los motivos de ese conjunto de separaciones, el más grande en décadas, casi en cien años.

Es intrascendente buscar culpables, por infantil y por contraproducente. Deben definirse responsables, que no solo lo serán del motivo, sino de la solución del problema: eso es

masonería y no otra cosa. No se necesita nada extraordinario, sino acabar de entender que cuando decimos que somos libre pensadores, deberíamos tomarnos unos instantes para averiguar si realmente hacemos de eso una práctica o es solo otra consigna, o si nos manejamos a nivel institucional de formas nada reprobables y que salvaguardan ante todo la Razón . Se necesita asumir que cuando decimos que somos “la institución orgánica de la Moralidad” y que es nuestro objetivo “disipar la ignorancia, combatir el vicio e inspirar el amor a la Humanidad”, realmente estamos usando esas horas tan preciadas en que se divide la Regla del Aprendiz Masón, para lo que le va a dar gloria a la obra que tanto le ha costado a la Masonería, ya no como agrupación, sino como idea de Bien y Virtud. Cuando nos esforcemos por conquistar ese lugar, nada mítico, sino bien definido, que teníamos como factor de la sociedad en Cuba, y no esperemos que nos lo devuelvan, entonces y solo en ese momento, sabremos que las debilidades que nos hacen tambalear son menos, y que los males que nos aquejan, desaparecen por si solos. En ningún caso alguno de estas dificultades seria la separación, en todo caso, es la señal de que existe una dificultad en nuestro funcionamiento.

Como habrán visto, no hemos necesitado denigrar, atacar o calificar, reprobando o apoyando, a ninguna de las partes, no por imparciales, eso no existe, sino porque no genera nada útil. Solo creemos que todo ha de hacerse a conformidad, para evitar que haya más separaciones que luego se ponga en duda su legitimidad, tanto de motivos como de proceder. En la medida que ganemos en el respeto, en todos los sentidos, estaremos más cerca de esa perfección, difícilmente alcanzable pero indigna de ser abandonada la intención de su conquista. Invitamos a que se examinen nuestros problemas con seriedad, y por sobre todas las cosas, con el espíritu de solucionarlos, no de demostrar nada en particular, ahí es cuando nos daremos cuenta de que esto que tanto temen muchos no es más que la punta del iceberg, y que solo es una manifestación legitima de desconcierto. Si se desea prescindir de algo, elimínese el motivo de la incomodidad, y se verá que eso, realmente vale la pena. Presionémonos fuertemente para que lo que juramos ante el Ara no sea para conveniencias dictadas por circunstancias, sino la deuda más grande contraída por cualquiera de nosotros, a riesgo de nuestra honradez.

Hemos hecho referencia a los propósitos de la masonería, en conjunto con análisis del respeto a una norma jurídica reconocida internacionalmente y adoptada por la Orden en muchos lugares del mundo, puesto que la actuación que hoy tengamos con un asunto tan particular, por pequeño que sea, se constituye en mancha y defrauda

cientos de buenas obras emprendidas a lo largo de casi trescientos años.

Proyecto Espejo1

1 proyect.espejo@gmail.com

www.proyectoespejomasonico.crearblog.com

Discurso Central por el Aniversario del 7 de Diciembre:

febrero 1st, 2013

Aniversario de la Caída en Combate del Gral.: Antonio Maceo y de los caídos en combate por la Libertad de Cuba

Hoy, 7 de diciembre, fecha en la que cayó en combate el Lugarteniente General VH Antonio de la Caridad Maceo y Grajales, es la fecha que escogimos los masones para homenajear a todos los caídos por la libertad de Cuba. ¡Qué efluvio divino tiene esa palabra, LIBERTAD! Debe ser cierto que en esas ocho letras hay un dulce misterio por el que vale la pena morir. Recordamos este día aquel lejano 12 de agosto de 1851 cuando en la sabana de Méndez fueron fusilados como traidores el VH Joaquín de Agüero y Agüero, Tomas Betancourt, Miguel Benavides y Fernando de Zayas, más hoy los cubanos los honramos como héroes, lo que demuestra que el juicio de la historia es superior al juicio de los hombres. A ellos, que junto a otros firmaron el 4 de julio de 1851 la primera acta de independencia de Cuba, les cupo el inmenso honor de ser la primera tropa totalmente integrada por cubanos que con la bandera del VH Narciso López desplegada, confeccionada por Ana Josefa Agüero Perdomo, esposa de Joaquín de Agüero, se enfrentaron al ejército Español, enseña que según las evidencias conocidas hasta ahora se cree fue la primera que se hizo en Cuba. Es de destacar que en el segundo combate de San Carlos, el día 13 de julio, cayó el primer mártir negro de la independencia, Victoriano Mayedo esclavo huido que se incorporo a esa tropa. Muchos años después, en Guáimaro, el VH Ignacio Agramonte y Loynaz para apoyar la adopción del que es hoy y desde entonces nuestro principal símbolo patrio, arguyó que desde 1851 bajo esa bandera los cubanos estaban luchando por la libertad. Por esa misma bandera murió de frio y con los zapatos rotos en Nueva York el VH Francisco Vicente Aguilera, habiendo sido uno de los hombres más ricos de su tiempo en Cuba. Cuando me enseñaban historia de Cuba, la sentía incompleta. No entendí que había llevado a un hombre como él a darlo todo incluso la vida junto a aquellos que en su mayoría eran esclavos o de inferior condición social en una época que estas diferencias estaban claramente definidas. Es justo reconocer que en la masonería hallé la respuesta, conocí de la vida e historia de un hombre olvidado por los libros de texto y apenas recordado por sus aportes científicos, él no murió en una carga, no disparó nunca contra el enemigo que nos oprimía, pero como nos lego el presbítero Félix Varela “En la fundación de un pueblo, tanto hace el que prepara las conciencias para la lucha como los que luchan y caen en el campo de batalla”. Cuando todavía no teníamos el pensamiento político de Martí, ya el VH Vicente Antonio de Castro y Bermúdez, en palabras del Dr. Eduardo Torres Cuevas, fue el transmisor desde 1862 de un proyecto democrático, laico, republicano e independentista que encauso, unió y permitió darle dimensión a las preocupaciones de la juventud de su época y a la luz del GOCA, institución masónica creada por él, esa juventud de ideas liberales y patrióticas, esa generación de titanes y patricios entre los que se encontraba Carlos Manuel de Céspedes, Ignacio Agramonte, Bartolomé Masó, Salvador Cisneros Betancourt, Francisco Vicente Aguilera ,Pedro Figueredo, Máximo Gómez, Donato Mármol, Vicente García, Eduardo Machado y Antonio Zambrana. Todos ellos, hombres del 68, supieron cumplir su juramento prestado en un templo masónico que rezaba: “podrá muy bien suceder que os encontréis en la ocasión de tener que pelear con las armas en la mano para defender la virtud, la inocencia o la patria, entonces será preciso no retroceder ni temblar”. Libertad, palabra sagrada que a menudo mencionamos y de tanto repetirla parece que hemos perdido su significado; sobra en consignas, en versos, canciones, proclamas, periódicos y tatuajes Pero… ¿qué es la libertad? Yo, que no he luchado por Cuba ni su libertad, solo prestaré mi voz para hacerles llegar las ideas y palabras de hombres que han sabido morir por la libertad de Cuba, y así podre cumplir este cometido sin un sabor de demagogia en mis labios, cual falso profeta de intrascendente legado. Dijo el Maestro: “La libertad es el derecho que tiene todo hombre a ser honrado, a pensar y hablar sin hipocresías”. El sabia que “de nada servirían la libertad y el derecho, si el derecho y la libertad no se ejercieran, si todavía tuviera el pensamiento sobre sus espaldas el látigo de la censura”. Por otorgarnos ese derecho, aquel funesto 19 de mayo él dio su primera y última carga. En muchas ocasiones escuchamos interpretaciones de Martí que tratan de disimularlo, descontextualizando sus palabras y escondiendo sus ideas en conveniencias temporales. El mártir de Dos Ríos no necesita ser interpretado, el no habló con un discurso críptico, fue bien claro cuando dijo: “El respeto a la libertad y al pensamiento ajeno aun del ente mas infeliz, es en mí fanatismo, si muero o me matan será por eso”. Es el mismo Martí que se atreve, en nombre del futuro de Cuba, a decirle a Máximo Gómez en una carta el 20 de octubre de 1884, ante el temor de una futura dictadura finalizada la guerra, lo siguiente: “Pero hay algo que está por encima de toda la simpatía personal que Ud. pueda inspirarme, y hasta de toda razón de oportunidad aparente, y es mi determinación de no contribuir un ápice por amor ciego a una idea en que se me esta yendo la vida, a traer a mi tierra a un régimen de despotismo personal que sería más vergonzoso y funesto que el despotismo político que ahora soporta y más grave y difícil de desarraigar ya que vendría excusado por algunas virtudes, embellecido por la idea encarnada en él y legitimado por el triunfo”, y continuaba más adelante el Apóstol : “ (…) porque tal como es admirable el que da su vida por servir a una gran idea, es abominable el que se vale de una gran idea para servir a sus esperanzas personales de gloria o poder, aunque por ellas exponga la vida- el dar la vida solo constituye un derecho cuando se da desinteresadamente.” Martí no solo combatió a España, Martí combatió toda posible amenaza a la libertad de los cubanos y nos alertó: “la tiranía es una misma en sus varias formas aun cuando se vista en algunas de ellas de nombres hermosos y de hechos grandes” Sras. y Sres. Hermanos todos: La fecha de hoy hace ineludible hablar del VH Maceo y Grajales. Mas preferimos no repetir lugares comunes de otros discursos; no hablaremos de su hecho más glorioso, la protesta de Baraguá, ni de sus combates, tampoco de la invasión, hablaremos de su pensamiento republicano y democrático. Su muerte prematura no permitió que se cumpliera la profecía del Apóstol de que maceo le serviría a Cuba, más aun con el pensamiento que con el valor. La falta de estudio sobre el pensamiento republicano de Maceo, podría inclinarnos a pensar que él se decantaría por la mala semilla de nuestra América: El caudillismo. Pero cuando analizamos su intervención ante los sucesos de Lagunas de Varona, ante el Pacto del Zanjón, en Baraguá, y previo la Asamblea Constituyente de Jimaguayú, vemos que si en cuestiones militares exige a sus subordinados el estricto cumplimiento de las ordenes, ante cuestiones políticas de trascendencia consultaba con ellos, de modo que la posición adoptada fuera expresión viva de los criterios e intereses de esa masa popular que lo seguía. Él distingue claramente los principios disciplinarios de la guerra de los fundamentos de la democracia, confía en el sufragio universal, en el voto popular como formula inequívoca para que no la República refleje los intereses de la mayoría. En 1887, en carta a José Martí le dice: “Creo que ninguna forma de gobierno es más adecuada, ni mas conforme con el espíritu de la época que la forma republicana y democrática. Una república organizada bajo solidas bases de moralidad y justicia, es el único gobierno que garantizando todos los derechos del ciudadano, es a la vez su mejor salvaguarda con relación a sus justas y legitimas aspiraciones: porque el espíritu que lo alimenta y amamanta es todo de libertad, igualdad y fraternidad”. Ocho anos después les dice a los constituyentes de Jimaguayú: “Fundemos una república sobre la base de la igualdad inconmovible de la igualdad ante la ley. Yo deseo vivamente que ningún derecho o deber, titulo, empleo o grado alguno, exista en la república de cuba como propiedad exclusiva de un hombre, creado especialmente para él e inaccesible por consiguiente a la totalidad de los cubanos, si lo contrario fuese decretado en nombre de la república , semejante proceder seria la negación de la república por la cual hemos venido combatiendo y nos arrebataría el derecho con que Cuba enarbolo la bandera de la guerra el 10 de octubre de 1868”. Entre mis grandes orgullos está ser nieto y biznieto de mambises, dos hombres que no se conocieron nunca, uno blanco y el otro negro, los dos cubanos. Hombres que cumplieron con su deber sin importarles los riesgos y las privaciones, los dos sobrevivieron a la guerra, dos entre miles que se lanzaron a la manigua a buscar libertad y el 20 de mayo de 1902 nos legaron una República. A todos los que no tuvieron la dicha de ver ese día, por su cita con la gloria, llegue hoy nuestro respeto y el testimonio de nuestra más alta consideración. Estudiando el pensamiento republicano y democrático de Maceo y de Martí, encontramos respuestas a interrogantes de hoy, nos damos cuenta, que el análisis del pasado nos puede guiar en nuestro presente y que la peor de nuestras carencias como nación, es el desconocimiento de nuestra historia, que nos ha hecho buscar soluciones a nuestros problemas en referentes foráneos. Escuchemos las voces de esos hombres que dieron su vida por la libertad de Cuba y cumplamos su visión postergada de una “república con todos y para el bien de todos”. Muchas gracias.

Discurso Aniversario 66 RL Hacia la Luz
Discurso Aniversario 66 RL Hacia la Luz

enero 16th, 2013

 

 Queridos Hermanos:

Este es uno de esos momentos, en los que el uso de la tribuna puede tornarse útil, si es que uno, medianamente, se ha propuesto alcanzar el fin de transmitir sus experiencias, aun cuando sean limitadas, pero fruto de la realidad y no de una vana intención de ver lo que no es, de esconder lo que si.

Hace un año reseñábamos que el V: .H:.Emilio Jorge Reyna Dubois, se refería a nuestro taller como una entusiasta logia, y pienso que eso, con sus altibajos, aun no ha cesado, de diferentes maneras, encaminamos nuestro trabajo al apoyo de la masonería.

Esto es evidencidle cuando detectamos, que día a día, a pesar de los avatares que impone la vida profana, que es al final la vida en si misma, los masones que componemos activamente esta logia, no cejamos en el empeño de hacer masonería. ¿Más, qué significa hacer masonería?

Hacer masonería puede ser visto como el hecho de poner en práctica los postulados que son promovidos desde el Grado de Aprendiz hasta el de Maestro, e incluso mas allá de estos, donde se instruye para tener otra visión de esa vida que le ha tocado asumir como suya pero provisto de herramientas que no son más que ideas convertidas en símbolos. Ahora, el mérito de ese tránsito, de ese proceso, es la apropiación consciente de cada uno de esos valores e ideas y materializarlos, hacerlos visibles, en resumen, convertirlos en un elemento práctico.

Ese hemos concebido que sea nuestro avatar este año, traducir las palabras en hechos, aun así nos queda mucho por hacer. Esta logia ha tratado de que el nivel de asistencia se incremente, sobre la base de la conciencia de los hermanos, de quienes voluntariamente ingresaron en la misma, y de igual manera, sin ir a los extremos, deben honrar ese juramento prestado. La vida profana, es cierto que es convulsa, es la que nos ha tocado vivir, y la que de cierta manera debemos transformar, pero de eso hablaremos luego. Lo que si no debe suceder es que esa convulsión externa modifique y atente la vida institucional. Pero ciertamente, así sucede, cuando masivamente los hermanos comienzan a ausentarse de sus talleres y entonces transfieren la carga, tanto económica como de responsabilidad fraternal, a los que con similares problemas, más o menos complejos, hacen todo su esfuerzo por venir.

Si de un taller, como máximo, el diez por ciento son personas muy mayores, y del resto, con mucho esfuerzo, solo asiste la mitad, estamos cargando a la otra mitad, en ausencia y sin dar cuentas, toda la responsabilidad de ser masones. Sería más práctico, y más transparente, que los hermanos con esos problemas vinieran a su taller, se nutrieran de la sabiduría que como regla general debería brotar, y activamente los que se comprometieron a hacer fraternidad con ellos se enteraran de sus problemas y pondrán toda la disposición en solucionarlo, hasta donde las posibilidades lo permitan. Los hechos han demostrado que no estamos fantaseando y que si se puede.

Todo lo contrario sucede cuando como comúnmente decimos, los hermanos se pierden, y el resto asume todo lo que hay que hacer, y luego esos mismo hermanos reclaman atención, o se molestan porque, siguiendo el curso de la Ley, han sido, o han estado a punto de ser dados de baja de su taller. Revertir esto, a conciencia, es una manera activa de hacer masonería.

Ese sería básicamente nuestro mensaje de aniversario y de fin de año masónico, acompañado de la recomendación de profundizar cada día más en los estudios y en el pensamiento, en el desentrañar qué hay más allá de las liturgias mismas y qué compone nuestro simbolismo, puede hacer que se erradique la vaga, y a mi entender, irresponsable aseveración, de que la Masonería Simbólica es para hacer fraternidad y la Filosófica es para el estudio, quien así piense, aun no ha comprendido nada; ni Carlos Manuel Piñeiro y Crespo, ni su hijo Carlos Manuel Piñeiro y del Cueto hicieron vida masónica en una logia subordinada al Supremo Consejo del Grado 33 para la República de Cuba, sin embargo, el primero fue un adalid de la masonería de los años veinte y los treinta y el segundo hizo del simbolismo cubano un referente internacional por más de diez años, forjándolo en el paradigma a seguir, no a copiar, sino a superar.

Sin embargo, creemos, que a pasos pausados, pero no desorientados, van los masones cubanos, de un extremo a otro de la isla, en camino de lograrlo. No sabemos cuándo, pero por la acción como primer paso, se comienza.

Este ha sido un año masónico cubano donde se han celebrado elecciones del Ejecutivo de la Gran Logia, con tres candidaturas, lo que demuestra que hay, y que debe haber, diferentes opciones para la institución, porque de eso se trata, de la diversidad, para la unidad. Realmente, no obstante a eso, ha sido un año donde algunas logias han continuado optando por la opción de la separación, actuación discutida, no comprendida, y susceptible aun a ser analizada en sus justas circunstancias, pero lo que hacemos aquí más bien es descriptivo, y no valorativo, así que quedará para otra ocasión.

Además este ha sido un año donde se ha puesto sobre la mesa el tan llevado y traído por décadas asunto de los masones cubanos y de origen cubano que laboran fraternalmente en los Estados Unidos de América. Es de destacar que ha sido valorado, y que es un primer paso en pos de unir lo que nunca debió ser separado, a pesar de las

circunstancias sociales del país. Sin embargo aunque es traído a colación a manera de remembranza, es otro elemento que debe, como el anterior, ser valorado en las logias, estudiado, comprendido como el fenómeno que es, que demuestra la estrecha separación que hay entre lo que hacemos en la vida profana y en la masónica, marcado por los matices que prevalecen en una y en otra.

Asimismo tuvo lugar en septiembre pasado la sesión de la Serenísima Alta Cámara, ente Legislativo de nuestra institución, donde, por suerte, diríamos mejor, por conciencia, se van levantando voces que tratan de imprimir dinamismo y vida a lo que debe ser un órgano que adapte a la masonería, sin quebrantar nada, a las circunstancias del masón cubano del siglo XXI, tanto en materias de relaciones fraternales, económica, de visión y aplicación del simbolismo, y del llevado y traído papel social de la masonería.

Y ahí es donde queremos iniciar nuestra conclusión en este discurso. El papel social de la masonería, por siglos, ha sido conquistado y demostrado de al menos dos maneras posibles: la individual y la colectiva. La institución masónica, apoyada en el hecho de que se compone de hombres libres y de buenas costumbres, ha exteriorizado y socializado su misión sin tener que recurrir a develar sus secretos.

Si han sido masones, los que han organizado revoluciones y cambios de sociedades a lo largo de la historia, los que promovieron el republicanismo y el parlamentarismo, no es porque la masonería diga que hay que hacer guerras, sino porque esta enseña, a quien de ella quiera aprender, que el único modo de vivir con tranquilidad es bajo un régimen de respeto y libertad, y cuando este no acaece pues la razón se sustituye por la fuerza, con el único fin de restablecer la libertad y la igualdad sobre la base de la fraternidad del hombre.

Si fueron masones e instituciones masónicas los que promovieron y extendieron el pensamiento, la educación y el gobierno laico, no es porque la masonería diga que se debe inmiscuir en la vida de los demás y en la política particularmente, sino esta enseña que el pensamiento, la razón y la virtud, no han de ser monopolio de nadie o nada en particular, y que el respeto y la promoción de los pensamientos diferentes, incluso opuestos, generan e imprimen vida al desarrollo de una sociedad, y a las libertades de quienes las componen.

Si cada vez más, con mucho énfasis, la masonería internacional, busca afianzar el papel de nuestros postulados e imprimirlos en las sociedades y los foros multinacionales, a fin de moldear las relaciones humanas sobre la base del respeto, no es porque este prescrito que debemos presionar a estados, partidos o gobiernos, sino porque no se comprende que un hombre que se asuma capaz de vivir en armonía porque se ha transformado con las herramientas símbolos que le son legadas en cada uno de los grados, no puede si no transformar y enmendar lo negativo que le rodea, de la manera más pura, cuando así la circunstancias lo permitan: educando e instruyendo.

Esas son las únicas y certeras maneras de ser libres, de incidir socialmente, aquí o en donde sea, las únicas maneras posibles de tener voz. El papel social se conquista, se interpreta haciendo cosas, no se mendiga, ni por casualidad; no se exige, porque lo hemos tenido siempre, lo único es, que por falta de decisión más que por falta de capacidad, por falta de conocimiento del escenario, que ciertamente no es el mismo de hace setenta años, ni de hace cincuenta, pero tampoco el mismo que hace veinte, sin embargo, nos falta levar anclas y echar a andar, a riesgo de que hayan cosas que no salgan bien, pero con la noción de que el premio es más grande, que es el del mismo reconocimiento social.

Si la Gran Logia de Chile se pronuncia contra las irregularidades y abusos policiales en contra de la población originaria del país, no lo hace por conciencia política sino por humanismo y conciencia social. Si la Gran Logia Nacional de Francia en su momento se pronuncio en contra de la parcialización de la educación en materia religiosa, no era porque detestaran a la Iglesia Católica sino porque creen que la libertad de credo así como cualquier otra no debe profanarse ni modificarse por interés de grupo. Si la Gran Logia de Argentina emitió su opinión acerca del sistema educativo del país y la perenne necesidad de fortalecerlo como la manera más segura de preservar la gloria de la nación, no lo hacía por incidir dentro de la política del gobierno sino porque asumen que tener una educación digna, completa y fortalecida es un derecho inalienable. Y se sobran los ejemplos. Pero para eso hay que conocer, como regla básica.

Entonces, las maneras de promover unidad, respeto, libertad, virtud, democracia y sólidos conocimientos masónicos, es ponerlas en práctica en todos los espacios posibles. Cuando el masón cubano aprenda que el que no piensa como el no es su enemigo, sino un potencial cooperante en el afán de edificar ese edificio inacabable que es el hombre, entonces estaremos a mitad de camino de hacer que la masonería no desaparezca. Cuando entendamos que nuestro papel social es extinguir todo lo que frene y mantenga fuera de circunstancia lo que nos fue legado, cuando le transmitamos a los profanos que el respeto, la democracia, la educación, la virtud y la fraternidad no son privativos de los masones, ahí estaremos jugando nuestro papel. Nuestra misión es ser maestros, más allá de los grados, pero para serlo, debemos actuar y sentirnos como tal, no aparentarlo.

Antaño, además del fasto de nuestros mandiles, joyas, estandartes, orquestas, de nuestro Zapato Masónico, Traje Masónico, la Universidad Masónica José Martí, el Asilo Llansó, estaba el peso de nuestras ideas, expuestas sin tapujos, sin miedos. Hoy, por desgracia o por suerte, prácticamente solo contamos con las ideas, lo cual lo único que hace es probarnos como masones. Demostremos que estamos, podemos y somos masones, lo demás, es resultado de este empeño.

Sergio Rafael Vidal Aguila.·.

Secretario

Plancha de Trabajo No 10

enero 11th, 2013

 

 El costoso precio de un descuido  

 

El hombre virtuoso debe ser fuerte de ánimo, y no tenerle miedo a la soledad, ni esperar a que los demás le ayuden, porque estará siempre solo: ¡pero con la alegría de obrar bien, que se parece al cielo de la mañana en la claridad!

V:.H:.José Martí

 

En la década del 50, dos instituciones antagónicas, por sus principios y su proyección en la República, simbolizaron una contienda con dos construcciones que marcarían el rostro de la ciudad y, al mismo tiempo, señalizarían el esplendor de las mismas. Devino de ello una sutil pero férrea batalla por una supremacía simbólica, todo se redujo a la altura. Unos apoyaban la cruz, otros la escuadra y el compás; ambas construcciones se empinaban al cielo para buscar, por centímetros más o menos, su preponderancia en la sociedad cubana. La realidad era bien sencilla: la Iglesia Católica, como la Institución Masónica en Cuba, habían logrado un equilibrio de fuerzas. Las dos eran escuchadas, respetadas, tenidas en cuenta por el gobierno y los demás actores sociales. En ocasiones la balanza oscilaba a uno u otro lado, pero en general mantenía su equilibrio. Después, después comenzó una nueva época. Ambas instituciones, cuyos miembros estuvieron a ambos lados del conflicto civil en que Cuba se vio envuelta, desfilaron en la Caravana de la Victoria, y ambas fueron derrotadas. Paradójicamente, al correr los meses, terminaron al mismo lado de la historia y fueron tratadas como lo que comenzaron a ser vistas: enemigas de clase.

Tanto la masonería como la iglesia, comenzaron este periodo aciago, con características similares, las dos

tenían prestigio e incidencia social, las dos tenían raigambre en la Isla y las dos eran instituciones internacionales, amén de las particularidades de cada una; las dos poseían templos para sus labores, aunque la iglesia tenía mucho más propiedades, que para este análisis de consecuencias no es importantes tomar en cuenta ese detalle, las dos constaban con líderes respetados, preparados para conducirlas. Todo esto había quedado demostrado en los difíciles años vividos en medio de un caos social recién superado. Tenían, además, varias publicaciones afines a sus intereses doctrinales, así como presencia en obras de beneficio social, incluyendo escuelas y universidades. Lo que sucedió en esos años es una historia que pide ser contada. Lo acontecido en ese entonces no es lo que queremos exponer ahora. Lo que nos interesa analizar es a que se debe que, con características y afectaciones similares ante el mismo evento, hoy las dos instituciones muestren resultados tan diferentes en sus prácticas y acciones sociales. Hoy veremos algunas de las consecuencias de lo vivido en aquellos años y dónde estamos ahora, qué hemos hecho, qué pudimos y no hicimos, en qué erramos y a qué no nos atrevimos, comparando nuestro hoy con el de nuestra antagónica compañera de infortunio. La Iglesia Católica resurge en estos tiempos como intermediario en el debate social actual, tomando parte activa, así como el liderazgo entre los actores de la sociedad civil. Sin dejar de tener un discurso crítico, se ha insertado en una posición que influye en la toma de decisiones o, al menos, es tenida en cuenta en los momentos que se dibuja el futuro en la isla. En Cuba, hasta hace 53 años, los masones estaban en el grupo que hacían que las cosas pasaran, hoy estamos en el grupo que ve las cosas que pasan. El simple hecho de dirigir una carta respetuosa a las autoridades del país, solicitando clemencia o excarcelación, puede lograr más que guardar silencio, al mismo tiempo, solo se hará lo que otros masones en las mismas circunstancias, o aun bajo más peligro, ya han hecho. El periodo 1953-1959 tiene muchos ejemplos, y que nadie hable de consecuencias, pues la consecuencia para la iglesia ha sido ser reconocida hoy como un actor principal de la sociedad civil cubana. De ahí, podemos sacar una enseñanza: callar no hace que seas tomado en cuenta.

La masonería sigue teniendo prestigio en la isla, en parte heredado, pero estaremos de acuerdo que incidencia social al punto de ser tenida en cuenta por el Estado, es cosa del pasado. Mucho se habla de que no nos dan el espacio social que necesitamos.

¿Pero qué hacemos con el que tenemos y no ocupamos? Veamos como ejemplo de actuación la respuesta del Cardenal Jaime Ortega a un estudiante de la escuela de derecho de Harvard, acerca del espacio de su institución en la sociedad civil cubana en un conversatorio en el evento “Iglesia y Comunidad” en el centro David Rockefeller en Cambridge, el 24 de abril de 2012. “La iglesia ha actuado en Cuba, tratando desde el principio, de ampliar los espacios que nos dan, de ampliar los espacios sin pedir que nos otorguen espacio. Nosotros todos los pasos que hemos dado han sido acciones redundantemente de facto. Hemos actuado primero, y después puede de haber algún tipo de acción porque hemos actuado de una manera, o puede haber un dejar hacer y un aceptar….” Es evidente que esperar que te dejen hacer, lo que debes hacer, no te garantiza que te lo permitan hacer.

En cuanto a las publicaciones, ni la revista de la Gran Logia sale en la cantidad ni en la calidad requerida, nos referimos específicamente a la calidad de trabajos en ella publicados; ni existe otra publicación masónica regular de alcance tan siquiera municipal dirigida a la sociedad, bajo el pretexto principal de la falta de papel o encarecimiento del mismo. Sin embargo nos preguntamos: ¿qué habrá hecho el clero católico que no hemos hecho los masones para conseguir jugar nuestro el papel? O aun, más importante: ¿cómo los líderes católicos no se asustan o preocupan porque las páginas de sus publicaciones toquen temas sociales, con aristas de toda índole, que hasta hoy en la masonería estamos seguros que serian impublicables?, Esto suele suceder la mayoría de las veces porque preferimos pensar, por falta de preparación cultural y desconocimiento del rol social de la Orden, que no existe la posibilidad de distinguir la frontera entre el asunto social que siempre la masonería abordó y el tema del partidarismo político, que es una cosa diferente. La realidad, hermanos, es que somos una masa muda, de pensamiento y palabra, en momentos que hablar y actuar marcara nuestro futuro. Preparación para hacer una revista donde se muestre nuestra proyección social es evidente que existe, en calidad, en profundidad de análisis y contenido, al ver los muchos boletines que circulan por toda la jurisdicción. ¿Por qué no se concretan en una publicación masónica de alcance nacional, al igual que “Palabra Nueva”, para que la población del país pueda conocer nuestro actuar y proyección social?

La masonería en Cuba, de amplia e histórica participación internacional, luego de 1959, se vio enclaustrada en la isla. Solo era representada por las Delegaciones de Masones Cubanos que vivían en el exilio; únicamente a partir de 1978 fue que el Estado

autorizó a viajar a los grandes funcionarios. ¿Realmente, en qué se revierten las visitas de nuestros grandes funcionarios al exterior, si a nivel institucional esos viajes no significan pasos de avances palpables en la vida de la jurisdicción? A los efectos prácticos estamos solos, con la gran incertidumbre cada año, de saber quién será el que nos pagará la cuenta de internet y, salvo algunos pequeños intentos y proyectos que no se han materializado, que además son de muy reciente coordinación, nada más se puede exhibir ¿Por qué, pensemos, no utilizar esa cuenta de internet de una forma más eficiente para nuestras relaciones internacionales, como es práctica común en el siglo XXI? Hoy las leyes económicas del país autorizan nuevas formas de empleo no estatal, pero no se ve intención a nivel institucional de aprovechar esa coyuntura, que permitiría a sus miembros y por consecuencia a la Orden mejorar su estatus económico como requisito indispensable para ganar posiciones que permitan desarrollar el papel social que siempre debió jugar la masonería. ¿Será que nuestros líderes formales no conocen esa verdad universal de que la economía es el respaldo de todo progreso, sea personal, institucional o nacional?

Una vez más, la responsabilidad ha sido nuestra. La falta de visión, la falta de liderazgo, imaginación, sentido de la oportunidad, organización adecuada a los nuevos tiempos e inteligente empleo de los recursos humanos, se van convirtiendo en nuestro peor enemigo, lo que nos lleva a entender el porqué ellos pudieron en las mismas condiciones crear su mecanismos que es de admirar. La masonería en Cuba no ha sido capaz de entender y aplicar un método similar. Es evidente, que nuestra reacción no ha dejado de ser la queja ante nuestra falta de voluntad, entonces sería injusto endosarle solo al gobierno del país la culpa de nuestra situación actual; debemos empezar a reconocer nuestra cuota de incapacidad y mediocridad, para dar respuesta a los fenómenos enfrentados, como primer paso para un renacimiento institucional.

La Institución sufrió la confiscación de templos y varios pisos del Gran Templo Nacional Masónico, edificio que no fue construido gracias a un mecenas generoso, sino que fue levantado peso a peso por la contribuciones de los HH:.. No podemos evitar pensar que excluyendo el sexto piso donde hoy radica la Dirección Municipal de Educación y antes existía nuestra Universidad Nacional Masónica José Martí, ETECSA podría contribuir económicamente a nuestro tesoro, amén de que así fue implementado cuando el edificio se inauguró, como vía para recuperar la inversión. Nuevamente, ante el mismo

problema, vemos dos resultados diferentes: la Iglesia ha logrado mediante el dialogo que le devuelvan algunas de las propiedades confiscadas hace más de cincuenta años. Nosotros, ni tan siquiera hemos escuchado en nuestra Serenísima Alta Cámara una moción que haga referencia al tema que podría apoyar los pasos dados por el Ejecutivo actual.

En este punto muchos quizás concuerden que nuestra herencia, maldita consecuencia de nosotros y nuestras circunstancias, es la falta de preparación entre los encargados de la ejecución de las decisiones y los que debemos tomar esas decisiones. No se ha sabido entender que la masonería tiene que actuar con flexibilidad, sentido de la oportunidad y espíritu de grandeza, y definitivamente aprender a sacar provecho de las coyunturas que se presentan en el país, para ganar prestigio, afincar su desarrollo, sin necesidad de comprometerse con ningún partido político o hipotecar su tradicional independencia. No se trata solo de títulos académicos, pues las condiciones por las cuales atravesamos en el periodo conocido por “masonería de hierro”, privaron a la orden del relevo intelectual natural que se formaría para suceder a los lideres formales, fueron los tiempos del “Guajiro de Palos” o de Roberto Luis Ferrer, comerciante de profesión, camionero de oficio, con una inteligencia y un valor demostrado en las difíciles circunstancias que sufrió la Orden. Pero ahora vivimos otros tiempos; todo ha cambiado. Ninguna institución que pretenda mantenerse en el tiempo debería descuidar de la forma tan irresponsable que vemos aquí la preparación de los hombres que están llamados a asumir la conducción de la misma. Alguien puede pensar, al insertarse en una maquinaria que escoge cada tres años a un hombre y lo suma a ella, generalmente basado en el principio de la lealtad cual empresa familiar, no precisamente por su trabajo o capacidad demostrada, que luego del paso de doce o quince años quizás esté a punto de ser el próximo Gran Maestro, ¿Es posible que ese hermano crea realmente, que por haber aprendido las mañas o la habilidad de ganar votos, está capacitado para la responsabilidad que implica ser el representante de todos nosotros?

¿Podría ese hermano dirigirse a los representantes de la nación y ser tomado en serio y en consecuencia, nosotros? ¿Tendrá desarrollada ese hermano la capacidad para aparecer en la televisión nacional, en una entrevista donde se le pida hablar de filosofía masónica, del proyecto laico de la masonería en Cuba u otro tema y dar una sensación de seguridad y respetabilidad de la Orden?¿Cómo enfrentaría el hecho tan común en este siglo XXI , de sentarse ante un auditorio de jóvenes universitarios

para explicarles, mediante argumentos inteligentes, que la masonería toma hombres buenos y los convierte en mejores en todos los aspectos sociales y personales? O quizás algo más sencillo. ¿Si fuera invitado como parte de la sociedad civil a una sede diplomática, algo normal en su función de representante de la masonería, cómo estaría seguro de que no está utilizando la paleta de la mantequilla, para comer pescado? Quizás esto parezca cómico en la mesa, pero todos quedaríamos en ridículo como Institución. Debemos todos tener claro que no podemos andar improvisando sobre la marcha, ni tomando tan a la ligera el honor y la imagen de veinte seis mil hombres. ¿Hasta cuándo esta ceguera nos va a mantener en este estado? No entendemos como en una institución de luz, de conocimiento, ha sido imposible dar un solo curso de cualquiera de los temas o de todos los que necesitamos, para preparar a los hombres que demandan el futuro de la Orden y de nuestra patria.

Ahí puede estar el secreto de la diferencia entre Iglesia y nosotros: ellos no han descuidado nunca la formación de sus miembros, hoy inclusive han multiplicado su accionar y no necesariamente tienes que ser religioso practicante, para acceder al conocimiento que brindan en sus centros educativos.

Sepan HH:. que para nosotros no sería imposible hacer lo mismo, o mejor dicho, hacer lo lógico para nuestro futuro. Contamos con los locales, los profesores capacitados están en la Orden seguramente y los que necesitamos aprender somos todos, solo nos falta la voluntad de hacerlo y la visión de futuro, dos elementos que la Iglesia no ha dejado de la mano. Esa voluntad que aun no hemos hallado, esa visión que por décadas no visita el templo de Salvador Allende N508 y cada una de las logias de la jurisdicción, sumada a una equivocada política de aislamiento sistemático, nos ha marginado de los grandes movimientos de opinión, donde una Institución benemérita como es la masonería, con dirigentes hábiles, habría podido obtener resonante prestigio y efectivo poder, de manera que tuviese real influencia en la sociedad. La triste consecuencia de todo esto es la que permite que, cincuenta y tres años después, nosotros hayamos contribuido a levantar la cruz, de frente a la sociedad cubana, por encima de la escuadra y el compás.

Proyecto Espejo1

 

 

 

 

Plancha No 9 Retrato de un parlamento

enero 11th, 2013

 

Plancha de Trabajo No9

  

Retrato de un Parlamento

 “No se puede llamar libre a una sociedad, cualquiera que sea la forma de su gobierno, si estas libertades no son respetadas, y ninguna será completamente libre si estas libertades no existen en ella de manera absoluta y sin reserva.” John Stuart Mill

 Montesquieu, en 1748, publicó su libro el

El parlamento es el órgano constitucional de un estado con sistema parlamentario (en nuestro caso el estado seria la Gran logia de Cuba de A:.L:. y A:.M:. y sus logias confederadas) compuesto por los representantes (aquí seria igual el nombre) elegidos por el pueblo, (para nosotros, los masones desde sus logias) que tiene atribuida la misión principal de expresar la voluntad de este, elaborando y aprobando normas jurídicas de carácter general e interviniendo en la integración y funcionamiento de otras instituciones del estado (la masonería). Entre sus funciones más importantes están: la elaboración y aprobación de las leyes, la elección de los integrantes del poder ejecutivo o al menos la fiscalización de sus acciones, la orientación de la política pública y de las líneas de actuación del estado y la integración de otros órganos constitucionales. El parlamentarismo surge en 1640 en Inglaterra donde toma forma en una asamblea elegida por los ciudadanos en igualdad de condiciones y que gozaba de todos los poderes del estado, sin que fuera posible violentar su autonomía, el poder ejecutivo estaba sometido a la asamblea y solo podía ser disuelto por el propio pueblo.

Los Parlamentarios (representantes) personifican la soberanía popular, tienen

la responsabilidad de ser los delegados del pueblo y sus funciones son legislar, fiscalizar, gestionar y lo único que poseen es soberanía cedida, de manera responsable y confiada por quienes los eligen para esta función. Dentro del engranaje de la estructura masónica y basado en el esquema democrático y sistema parlamentario en que funciona la masonería, la Serenísima Alta Cámara debe ser el elemento central de su funcionamiento, pues es donde se valida la ley puesto que es la sede del poder legislativo y así está concebida, no como un cerebro o ente infalible, del cual siempre escuchamos que

“Espíritu de las Leyes” y desde entonces se avivó la llama en las mayorías, que luego de conflictos y guerras, desembocó en la aceptación del principio de que los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial no debían estar en las mismas manos, como garantía contra el despotismo, ya que como contrapesos se equilibrarían mutuamente. Este modelo fue tomado del sistema político ingles, que a su vez fue asumido del germano. „„no se equivoca y lo que dice es la ley”. Lamentablemente, si se equivoca y más lamentable aun, convierte su error en ley. Es muy sencillo entender el motivo de su falibilidad, pues está compuesta por hombres que dependen de su nivel de preparación, conocimientos y entrega para que esta sea la última línea de defensa contra la sacralización del error. Leámos algunos conceptos de error que nos brinda la Wikipedia y veamos si nos son aplicables. Error de concepto: La inexactitud o equivocación al producir en la mente la idea de algo” Si hacemos un balance de las mociones presentadas por las logias en los últimos tres años, más del 95% son para otorgar títulos a logias y premios a HH:., en sus diferentes modalidades, de lo que se concluye, por los requisitos necesarios para su obtención y en la cantidad que se han otorgado, que nuestra masonería debería ser un ejemplo para el mundo, de proyección intelectual y fraternidad, sin grandes inquietudes que sean necesario plantear en ese convento masónico.

Si todo parece estar bien allá, entonces por qué los que hacemos vida fraternal e intercambiamos con muchos HH:. no paramos de escuchar acerca de temas como la forma de votación ,el descontento con el voto de los grandes funcionarios adjuntos, por la clara ventaja que esto significa en unas elecciones, la permanencia enquistada de HH:. en puestos, la necesidad de la implementación de controles económicos más eficientes, la pertinencia de una auditoria a la Gran Logia, la preocupación acerca de la pérdida de autonomía de las logias y el silencio general al respectó, la separación de las logias de la jurisdicción haciendo usos de sus derechos, nos guste o no, y qué acciones fraternales podríamos hacer para que regresaran, la solución del distanciamiento con los masones cubanos en los Estados Unidos de América, entre muchos otros problemas que hacen larga la lista. Analicemos el error sistemático que nos corroe, para determinar qué está mal: el instrumento (Representante), el operador (el masón) o el proceso (la Alta Cámara). El poder de legislar recae en el masón, que lo ejecuta a través de su representante, pero este no es el único derecho que tenemos, pues además podemos exigir cuentas de cualquier asunto que sea de nuestro interés, sin mostrar un sentimiento de culpa, quizás influenciados por las experiencias de el mundo profano, donde cuestionar y exigir derechos son percibidas como actitudes punibles, por lo tanto el primer paso que debemos dar, es interiorizar que la soberanía reside en nosotros, no en los funcionarios; en nuestro sistema democrático nosotros somos los que dictamos que hacer, ellos los que velan que se ejecute lo que hemos decidido.

Creemos que hasta que este detalle no cale en la conciencia de cada masón no lograremos el verdadero cambio, de aquí surge la apatía que nos corroe y como un vicio nos lleva de una manera indolente a desandar el camino iniciado en Cuba desde 1859 como si los afectados por nuestro actos no fuéramos nosotros mismos y por consiguiente nuestra amada Orden. Lo que se quiere se cuida y solo podemos cuidar la Orden si conocemos, y he aquí otro elemento a tomar en cuenta. ¿Realmente somos a nivel institucional consientes de nuestro desconocimiento? Pensemos un momento desapasionadamente y contemos mentalmente en nuestras logias cuantos conocemos nuestras leyes, cuantos leemos los informes, los balances que se someterán a aprobación en la Alta Cámara, que generalmente no se leen porque 

No acabamos de sentir nuestro cada peso de la Gran Logia de Cuba, solo sentimos nuestro en gran medida, aparte del de nuestro bolsillo, el de nuestra logia, no hemos interiorizado, que nuestro es también el dinero que deja un turista o Hermano extranjero como donación en el libro de visitantes de la Biblioteca Nacional Masónica “José Martí”, las

donaciones a la G:.L:. de Cuba, sean de donde sean, así como todo el patrimonio de la misma. Esta recurrente indiferencia es la que hace que el Asilo Nacional Masónico suene como Macondo, del que todos hablan pero pocos han visitado. A muchos no les importa si la hierba lo invade, si las calles no están asfaltadas, si las pilas de agua les faltan zapatillas, si no hay interruptores, qué se hace con nuestro dinero en ese lugar, o si es muy poco y deberíamos dar más, pues los casi doscientos mil pesos que abonamos anualmente no alcanzan para pintar y tenerlo todo bien arreglado. Tampoco llama la atención por qué no hay cerca perimetral, qué sucede con la iluminación o qué comentan nuestros hermanos asilados. Pero claro, no lo sabemos porque no vamos, y además, hace tiempo que no elegimos a nuestro delegado ante el Asilo, el que cada logia debe tener, aunque muchas ni lo saben, y por eso no podemos plantear mociones para mejorarlo, ni tan siquiera podemos reclamarles en la Alta Cámara a los responsables que esté en ese estado, puesto que nosotros hemos sido parte de ese proceso de abandono alevoso, que ha sido silente para nuestra más alta reunión, mas quizás hayamos dedicado mucho tiempo a lograr el apoyo para solicitar la entrada en la Orden al Merito Masónico a nuestra propia logia, ¡sí!, la misma logia que quizás no recuerda que existe un Asilo y ese papeleo y búsqueda de apoyo, nos haya limitado de realmente hacernos meritorios.

Hasta que realmente no entendamos de forma consciente y responsable que la G:.L:. de Cuba no son solo los grandes funcionarios sino que somos todos los masones de la jurisdicción, y que los talleres son los que determinan la calidad de la Serenísima Alta Cámara, no sentiremos el compromiso desde las logias como entidad viva, de la necesidad de legislar, el deber de velar, así como el derecho de exigir para no quejarnos después del magro resultado fruto de nuestros nulos esfuerzos. Es el momento pertinente de hablar de nuestros representantes y no podemos sustraernos de la conocida aseveración, que el medio condiciona a el sujeto, pero si necesitamos que ellos primeramente valoren en un acto de conciencia masónica si están realmente capacitados para cumplir con sus deberes, entender que para legislar hay que tener conocimientos, preparación masónica, general y sobre todo conocer nuestra legislación, y lo más importante, sus representados y electores tienen que coincidir en esta valoración, basados en la capacidad demostrada por el hermano que se designó. Los criterios de amistad o de no relevarlo de sus funciones para no herirlo aunque no esté cumpliendo con su cometido, son solo unos de los síntomas de la enfermedad que nos ha llevado a este estado y a ver cual espectadores de un acto surrealista, el triste espectáculo de proponer pisotear la ley con la tranquilidad de quien se siente libre de las consecuencias de este grave hecho, porque gracias a sus HH:. que se lo toleran, ha sido y seguirá siendo por años miembro de la Alta Cámara.

Del mismo modo hemos podido apreciar que falta una cultura parlamentaria en muchos de los hermanos así como la ausencia de las habilidades necesarias para desenvolverse en este evento y es habitual una pasividad casi total de la que hemos sido testigos presenciales, limitándose a aprobar o no, sin cuestionamientos salvo por los mismos HH:. que siempre ponen el dedo en la llaga, ante hechos que la mayoría no había reparado o había volteado la cabeza para no verlos. Este proceder no es más que la consecuencia de que en las logias no se comunican o enseñan las normas del debate que incluye las incidentales, las cuestiones de orden y la utilización de las preguntas, entre otros mecanismos de trabajo, que permitirían realmente apreciar que estamos en un cuerpo que se reúne a legislar. Lamentamos escuchar la común opinión de que muchos son mudos de buen apetito, que solo deben lograr que sus logias los mantengan allí veinte años para ganar el Premio al Merito. Nosotros nos negamos a aceptar esta opinión y recalcamos a todo el que nos quiera escuchar, la vital importancia que tienen los HH:. Representantes en el proceso de revitalizar la Orden, para que deje de ser un cadáver con un traje cortado a la medida, pero eso sí, deben prepararse como lo que son, la voz de sus hermanos. Es el momento donde razonaremos sobre los HH:. que hemos elegido para que ejecuten nuestra voluntad y velen de manera profesional por la salvaguarda de nuestros intereses institucionales.

Nuestros grandes funcionarios necesitan tener la preparación que requiere el cargo que ocupan, a estos puestos no se va a aprender, por la responsabilidad que esto representa, más ahora que debido al cambio de la actitud estatal, producto de las nuevas realidades sociopolíticas, desde algunos años ser masón no es un tipo de marginación o lastre para el desarrollo individual profesional. La consecuencia ha sido que cada día se acercan a la institución más HH:. de mayor nivel educacional, que a la larga arrojaran los beneficios positivos que son necesarios al aportar sus conocimientos en esta obra común que necesita y seguirá necesitando a todos los hombres buenos que deseen ser mejores, sin importar si tienen títulos universitarios o no. Sería adoptar la actitud del avestruz, no darse cuenta que ese cambio en la composición intelectual de nuestra membrecía que viene sucediendo de forma silente ya tiene consecuencias, el Balance Anual del año 2011 y lo sucedido con él, es una buena muestra de los tiempos que se avecinan. Hermanos versados en la materia, nos aclararon y enseñaron a los no iniciados en las ciencias económicas, qué estaba mal y por qué razones.

Por lo tanto improvisar y esperar que nadie se dé cuenta es cosa del pasado, si no se tiene la preparación para ocupar un puesto, lo lógico es no desearlo, pues con las mejores intenciones de ostentar un collarín se pueden cometer los más grandes errores, que perjudicarían no solo a los 26 000 HH:. que hoy estamos aquí, sino también los 153 años de historia de la Gran Logia de Cuba, ya que practicando un análisis detallado del mencionado Balance, que fue impugnado, pueden visualizarse demasiados elementos en los cuales se denota desconocimiento y procedimientos erróneos, los que nos llevan a preocuparnos por el estado de nuestras finanzas, y nos hacen valorar la posibilidad de proponer una auditoria, no por entidades profanas sino por hermanos capacitados y experimentados, puesto que esos pesos con poco o casi ninguno valor adquisitivo que posee nuestro tesoro

son producto del sacrificio de todos los HH:. y esta es una historia que ya tiene años. Por lo pronto es un tema que le prestaremos nuestra mayor atención y ayuda.

Cuando la Serenísima Alta Cámara está reunida, el M:.R:.Gran Maestro se convierte en un moderador, en ese momento rinde su majestad ante los verdaderos depositarios del poder, quienes están facultados para sancionar o no sus actos, es su día para rendir cuentas, para explicar sus actuaciones, es el día en que esta ante sus iguales. Este es el día donde todos los masones cubanos debemos pasar de la queja inútil en el parvis de los templos, a la moción honesta y libre de dobleces y partidarismos grupales, con las ideas en mente del bien y el engrandecimiento de la Orden. Quizás para algunos o para muchos el panorama mostrado sea desolador y lo vean sobredimensionado, mas nos hemos limitado a exponer nuestras vivencias tenidas en la logia hasta lo observado desde ese balcón de la Alta Cámara, donde vemos que cada sesión es menos concurrida que la anterior, como si lo que se tratara fuera ajeno a nosotros, los maestros masones, que tenemos el derecho de estar allí.

Reconociendo el sagrado derecho a disentir, solo pedimos elementos que demuestren que esta visión apocalíptica, o como algunos decidan llamarla, corresponde a un pesimismo trasnochado y no a una realidad latente, que de no revertirla se convertirá en nuestro legado al futuro, al cual, seguramente para escapar por la vergüenza provocada, decidamos afrontar con un Certificado de Retiro. Por la misma razón y cuando aun seamos etiquetados por avisar desde la realidad más descarnada, no limitaremos nuestra acción a esperar que las cosas pasen, haremos cuanto esté a nuestro alcance para lograr que el cambio sea posible y asegurarnos una butaca, desde donde podamos mirar a los demás HH:., con el sano orgullo de haber defendido la Orden.

Error de apreciación: es una inexactitud o equivocación al percibir con los sentidos un determinado fenómeno o evaluar determinada situación o problema.” Según los resultados de la última sesión de la Alta Cámara referidos a los temas económicos, hemos escuchado comentarios de que los hermanos en sentido general ya se interesan por esos asuntos, superando un largo tiempo de apatía sobre este particular, sin analizar si realmente este resultado fue un movimiento de análisis consiente de una mayoría o fue el resultado de unos pocos secundados por la actuación de la colectividad ante hechos evidentes. Error sistemático: es aquel que se produce de igual modo en todas las mediciones que se realizan de una magnitud, Puede estar originado en un defecto del instrumento, en una particularidad del operador o del proceso de medición, ect. Se contrapone al error aleatorio.” En nuestra jurisdicción parece que vivimos desde hace tiempo dos masonerías, la de la Alta Cámara, llena de premios y con pocos asuntos productivos en el orden del día y la de los masones llenos de inquietudes e insatisfacciones institucionales. son muy largos, el transporte está muy malo y al que le interese que se lo pida al H Secretario”. Quizás por esta misma indolencia que hiere estuvimos a punto de aprobar un anteproyecto de Presupuesto que contenía violaciones a la ley y un Balance Anual del 2011 que no era un balance. Es cierto que todos no estamos familiarizados con los análisis económicos o legales, pero también es cierto que ni tan siquiera en la mayoría de las veces nos lo proponemos o hacemos algo tan sencillo como buscar a los hermanos que tienen los conocimientos específicos de la actividad para que los analicen y después nos expliquen al resto, de paso vamos aprendiendo lo que es necesario que sepamos.

Proyecto Espejo1

 

 

Trabajo Fraternal en el Asilo Nacional Masonico “Llansó”

julio 28th, 2012

Al Oriente de la Habana, 13 de noviembre de 2011

Queridos Hermanos:

El Proyecto Espejo, habiendo trastocado los símbolos en acciones, se complace en comunicar que el pasado domingo 13 de noviembre se presentaron Hermanos de diferentes talleres de la jurisdicción masónica de La Habana, al llamado de los miembros del referido, en el Asilo Nacional Masónico “Llansó”, otrora Asilo La Misericordia, único legado y responsabilidad material y moral de la institución en Cuba, para acometer lo que no dudamos en darle el apelativo de Trabajo Fraternal.

Esta oportunidad fue para llevar a cabo “la primera carga al machete”, puesto que logramos limpiar de malezas, hierba mala y demás elementos que afeaban y atentaban contra la higiene del último hogar de nuestros hermanos ancianos, familiares y profanos, que así lo necesiten. Dejamos claro que el día de mañana puede ser que acudamos a pintar o a cualquier otra labor que el administrador, como responsable principal, en la medida de nuestras posibilidades y conocimientos, nos encomiende y podamos llevar a cabo.

El aporte hecho no es al mencionado administrador, Querido Hermano Raúl, que trabajara junto a nosotros, ni al Proyecto, ni a los talleres ahí representados con Hermanos ciertamente laboriosos, ni al Patronato, que hoy tiene la denodada implicación y responsabilidad del Querido Hermano Lázaro Faustino Cuesta Valdés, Pasado Maestro de la Respetable Logia Fecundidad, a la sazón Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del Grado 33 para la República de Cuba, Cuerpo encargado de la supervisión del Asilo, ni a la Gran Logia de Cuba, sino de manera incuestionable a la masonería cubana y todos los masones que la componemos en su conjunto.

Sería ideal, necesario a la vez, que los Hermanos se impliquen, que vayan, no solo a nuestra convocatoria organizada, sino por su propio arrojo. No son los pasillos, o las logias, o las casas de los Hermanos, donde vamos a conocer, o por lo menos, a comenzar a conocer, la realidad de nuestro Asilo Nacional Masónico “Llansó”, cómo se vive y cómo piensan quienes ahí residen, y que indudable y lógicamente dependen de nuestra intención y voluntad sincera.

Esperamos nos acompañen cuantos lo sientan, y claro está, puedan, el próximo domingo 27 de noviembre a partir de las 8:30 a 9:00 am, en aras de que el trabajo sea realizado antes de que el sol comience a castigarnos. Gracias.

(Hermanos de diferentes logias de la jurisdiccion habanera que participaron en el

primero de los cuatro trabajos fraternales que hemos llevado a cabo hasta la fecha)

Declaracion del Proyecto Espejo

julio 28th, 2012

Al Oriente de la Habana, 12 de junio de 2012

Los miembros del Proyecto Espejo, tomando en cuenta la documentación histórica existente, que prueba de manera irrefutable la regularidad de nuestros hermanos que laboran de acuerdo a nuestros usos y costumbres en Estados Unidos de América, comprendiendo que a lo único que debemos temer es a la vergüenza de no actuar en el momento histórico preciso, habiendo alentado con nuestro silencio cómplice a las fuerzas que laboran contra nuestra amada institución y nuestros más altos sentimientos fraternales y con el convencimiento de actuar movidos por los dictados de la verdad, la conciencia y la razón, respetando nuestra legalidad masónica, nos dirigimos al Muy Respetable Gran Maestro para solicitarle que analice nuestra propuesta de dar los pasos pertinentes para reconocer a nuestros hermanos que laboran regularmente y cuyas logias fueron originadas por mandato ejecutivo de la Gran Logia de Cuba de A:.L:. y A:.M:..

Movidos por el más alto sentimiento fraternal y conscientes de nuestra condición de patriotas, por el alto beneficio para Cuba, pedimos que la masonería una vez más, le de un ejemplo a nuestra tierra, del camino de la reconciliación nacional.

Los hijos de Juan el Bautista
Los hijos de Juan el Bautista

julio 28th, 2012

Al Oriente de la Habana, 21 de julio de 2012

Algo con lo que los miembros del Proyecto Espejo nos levantamos todos los días es con la tranquilidad que sentimos de que nuestra obra está validada por la lección milenaria impartida minutos antes de recibir la Verdadera Luz, y que pocos asumen que comprenderla es la llave para merecer ser reconocidos como masones; de ahí, y no de otra fuente, nuestra fortaleza. La enseñanza es la que nos revela el precio desgraciadamente a pagar, a veces, por defender eso que llamamos Verdad, o al menos, por sostener con honestidad y respeto “nuestra Verdad”.

A propósito hacemos referencia a uno de los tantos detalles que orbitan alrededor nuestro, y nos parece pertinente realizar un alto ante ello por ser de competencia de todos como cualquiera de nuestros trabajos.

Desde hace un tiempo a la fecha varios hermanos, de una u otra forma, han tenido la deferencia de darnos a conocer su curiosidad o preocupación acerca de la legalidad de nuestra existencia como Proyecto, basados en el hecho de que nada está escrito o legislado al respecto. Las reservas creadas en torno a los grupos de hombres que se nuclean alrededor de algo, en especial una idea, ha levantado muchas sospechas durante siglos, no fue la Masonería la excepción, y esto evidentemente se extiende en el tiempo.

Para hacer un análisis, simplemente, debemos terminar de asumir que un proyecto es una planificación que consiste en un conjunto de acciones conexas y coordinadas, con una meta dentro de los límites que la vida impone y los medios que hayamos definido para llevarlo a cabo. Por demás, el que hacemos referencia, ha sido creado e impulsado con la intensión de, y citamos nuestra plancha constitutiva, “promover un pensamiento fraternal fresco, desprejuiciado, democrático, sincero, transparente y apegado a la legalidad, basados en nuestro rico legado histórico de poco más de ciento cincuenta años de masonería organizada, y, de esta forma reencontrar el camino del mejoramiento institucional, a partir, del propio progreso de los seres que componen la Orden.”

Sin más son esas nuestras más limpias intenciones, y ajustándonos a esos postulados es que hemos actuado durante prácticamente un año, y sin variación alguna pretendemos seguir por esas senda. No obstante muchos de los que nos han brindado su parecer lo hacen con la reserva de que hemos creado estados de opinión al respecto de asuntos tan diametrales como la posición del masón cubano ante la Institución que ha heredado y el momento histórico en que esta se desenvuelve, la legalidad y derechos de las logias, célula fundamental e inviolable de la masonería, la interrelación generacional y sus realidades institucionales, la ética del masón, y más recientemente, el vínculo histórico y legal de la masonería que practican los cubanos y sus descendientes al otro lado del Estrecho de la Florida con la que pervive en la isla.

Es harto conocido para nosotros, porque lo hemos constatado de diversas maneras, las suspicacias que estos temas generan, pero lo que nos permite obrar con toda tranquilidad es que operamos bajo una lógica de transparencia, a través de la cual hemos dado a conocer a la figura ejecutiva más importante de la Orden en Cuba las planchas que estarán siendo circuladas en ese momento, como acto de respeto y como prueba de que nada tenemos que ocultar, como hombres libres y de buenas costumbres que somos, sin tener que someterlas a criterio de nadie que no sean los miembros del Proyecto.

Se nos ha cuestionado el hecho de que si hemos pedido permiso o no al Muy Respetable Gran Maestro para funcionar, a lo que nuestra negativa ha estado acompañada con la aseveración de que solo piden esta anuencia quienes se van a constituir en logia, con los procedimientos legales pertinentes; solo por respeto, lo comunicamos formalmente, y fuera de eso, sería como pedir permiso para pensar, que es para lo que nos agrupamos básicamente, y nunca consentiríamos esa actitud lesiva de nadie, menos de nosotros mismos.

Algo que nos da mucho placer, más allá de lo que se pueda pensar, es que haya hermanos que estén en desacuerdos con algunos de nuestros postulados o ideas, esperando con esta tolerancia de aceptación de la opinión contrapuesta, que se nos demuestre e ilumine en qué estamos herrados, consintiendo solamente eso como pago, no la presión o mezquindad de alguno.

Dentro de las dudas que hemos mencionado al respecto, solo pudimos constatar una pequeña referencia legal a un conjunto cualquiera de hermanos, que pudiese ser puesta maliciosamente por alguien en función de aplacar la sacudida que ha comenzado a despertar esas conciencias de masones que llevamos dentro y ansían ser útiles, en primer lugar, a sí mismos. Nos referimos específicamente al Artículo 10, inciso XIV, de los Delitos y Faltas de la Ley Penal Masónica, y citamos lo que pudiera constituir delitos:

“La formación de partidos o complots que tiendan a sembrar la perturbación y la discordia en cualquier Logia o cámara masónica.”

Sin embargo estamos más que conscientes de que no es aplicable, además de lo explicado al inicio, porque somos y seremos aquellos que no tememos decir lo que pensamos, pero lo hacemos de la manera más oportuna, respetuosa, aunque abierta y desprejuiciada, en comunidad, solamente ante un quórum masónico reunido, como lo prescribe la Ley, la tradición, en logia abierta o como lícitamente sea posible, pero ante quienes tienen el derecho de conocer qué pensamos, o qué piensa cualquier hermano, para de esa manera tener la oportunidad de realizar el ejercicio del criterio.

No existe forma de ilegalizarnos, salvo utilizando la fuerza, provocaciones y manipulando la opinión, haciendo pasar acciones inexistente por violaciones o haciendo creer que hemos cometido faltas jamás llevadas a cabo. Crear una cortina de humo se ha vuelto una práctica para atacar desde las sombras, pero para ello les es primero imprescindible fabricar un escenario que abonan con esmero, utilizando la mentira para generar un estado de opinión en antagonismo a los que hemos decidido apostar por el progreso de la Orden, utilizando como única arma la verdad y nuestros rostros descubiertos.

Cualquier actuación de este tipo si vendría a constituir ineludiblemente un delito, pues al difamarnos se atenta contra nuestra honra, tal cual prescribe la Ley, y que sepan los que de esta manera procediesen, que con gran celo guardamos nuestro honor y las acciones legales que emprenderíamos serian contundentes en correspondencia con el daño infringido.

Jamás podrán valerse de la razón para opacar a esos hermanos que por sus ideas y objetivos, siempre acordes a los de la Institución, se han agrupado en torno a la afinidad de pensamiento, sin llegar a constituir, ni por asomo, una logia, por no concurrir las circunstancias litúrgicas, simbólicas, ni legales para eso, y porque además, la idea se torna ridícula, ya que contamos con nuestros talleres, de los que somos miembros dignos y con un espacio ganado a fuerza de trabajo; por el contrario, solo nos interesa la capacidad de que se replique en todas las logias posibles este ejercicio del criterio, la ética y la transparencia, sin temor a nada en absoluto, porque nada hemos de perder.

Muchos se han cuestionado por qué el Proyecto Espejo, que cuenta ya con casi un año de vida, no ha crecido en número. Al respecto podemos decir que sobre la base de nuestros principios constitutivos, el elemento cuantitativo es despreciable, lo único que nos interesa es liberarnos de la ignorancia. Esta última, como a cualquier ser humano, en este caso, como a cualquier masón, nos acompaña, nos pisa los talones; la diferencia entre la nuestra, miembros del Proyecto y otros hermanos que han comprendido las ideas que defendemos, es que es una ignorancia de la que somos conscientes, y sobre la base de que todo es cognoscible, pues nos avocamos a su total erradicación, obra que quizá no alcancemos a culminar, pero al menos nos queda el aliciente de haber dado pasos de continuidad a lo comenzado siglos atrás por hombres preclaros.

Realmente, suscitado este análisis, nos llama particularmente la atención como no existe reserva en abrir las puertas muchas veces a profanos para que en tenidas blancas sea expuesto cualquier tema, y si se crea preocupación a propósito de la puesta en evidencia de nuestras realidades, pasadas y presentes, sobre la base de que a muchos no les gusta escuchar lo que no coincide con lo que piensan y lo que pone en peligro su estatus, por irrelevante que sea. Alertamos: cuidado con el temor, que solo genera más temor y problemas, y jamás será lo que haremos quienes vamos a tocar a la puerta de los que consideramos hermanos, para que sepan qué pensamos de ellos o para tratar sobre cualquier otro asunto.

Conspiraciones son solo aquellas que nacen en grupos y tributan meramente a sus intereses maquiavélicos, contrarios a los de la colectividad, que en este caso es la Masonería, opuestos al honor y a la verdad, y que de estas componendas solo se llegan a conocer sus oscuros resultados, y con mucha suerte sus poco célebres orígenes. Cualquiera que pretenda trastocar lo que transparentemente se da a conocer y se expone sin tapujos, pero con total respeto a la Ley y a nuestros iguales, es de muchas maneras penable y vinculable a socavar la unión de la Orden, que solo será preservada a través de la exposición de esos sucesos que han ocurrido, el análisis de sus circunstancias y la creación de pensamiento como resultado de esas condiciones.

Nuestra lucha, eso sí, está el plano del pensamiento y las ideas, jamás contra hermanos, como preconizara el Pasado Gran Maestro I:.H:.Carlos Manuel Piñeiro y del Cueto, con argumentos serios y susceptibles a ser probados, lo demás no nos es licito, y no perdemos el tiempo con el capricho de nadie. Somos víctimas, los masones, de la teoría que es aprendida y aprehendida dentro de las logias, pero que por una multiplicidad de factores aun es imposible llevarla a la práctica cabalmente, tanto en el mundo profano como al interior de la Orden, ya sea por miedo, desconocimiento, preservación o precaución, llámesele como quiera.

“El tiempo le teme a las pirámides”, leímos, y nuestros detractores le temen a la verdad. Han construido con la mediocridad un castillo y en él se refugian para corromper nuestro destino. Nuestro compromiso es con los principios y dogmas de la Masonería, no con esos mercaderes, que algún día habrá que arrojar de nuestros templos, no con el látigo de Jesús, mas si con la verdad de un masón. ¿Por qué se preocupan por nuestra existencia en lugar de escuchar el mensaje? Nuestro tiempo está pariendo muchos duendes; la mentira, la mediocridad y la impostura no podrán sostenerse por siempre: ya somos muchos los que sabemos que el Rey está desnudo.

Henos aquí, los hijos de Juan el Bautista, debatiéndonos entre unas y otras razones, insistiendo en romper cercos, sin retroceder en el intento de ser masones, y asumiendo que solo el Gran Arquitecto será quien nos juzgue.

Entrevista concedida por el I:.H:. José Ramón González, Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba de A:.L:. y A:.M:. al Proyecto Espejo.

julio 28th, 2012

El pasado martes 21 de febrero, previa concertación telefónica, el Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia de Cuba, I:.H:.José Ramón Gonzales Díaz, recibió en su oficina a los miembros del Proyecto Espejo para conceder una entrevista que versó sobre interesantes temas del acontecer masónico internacional donde se inserta Cuba, en un ambiente fraternal y distendido. El intercambio transcurrió durante un espacio de dos horas, durante el cual accedió a contestar todas las preguntas realizadas, las que contenían nuestras necesidades de información, que potencialmente pueden coincidir con las de la comunidad masónica cubana.

Junto a la obligación de comunicarlas por los responsables de las Relaciones Internacionales, está la preocupación por la falta de interés de la comunidad masónica por conocer sobre estos temas, cuya importancia no es pequeña, y datan de fechas tan lejanas como el año 2009.

Las preguntas fueron dirigidas a temas desde algo tan básico y general, como la cuantía de nuestras cuotas en la Confederación Masónica Interamericana hasta preguntas específicas para conocer a posición de la Gran Logia Cuba en temas puntuales.

La matriz de la entrevista se conserva en formato de audio y no se han impuesto limitaciones para publicarla íntegramente, únicamente se han hecho correcciones de estilo y demás que competen a este género.

(Foto: M:.R:.G:.M:.Jose Ramón González, H:.Ramiro del Real y H:.Sergio Vidal)

Proyecto Espejo: Estas primeras preguntas son preguntas introductorias y nos gustaría que nos diera su punto de vista oficial. Va a quedar exactamente reflejada su respuesta, de eso nosotros nos hacemos responsables. Así que…a ver…la primera pregunta es:

¿Considera usted necesaria e importante la participación de la Gran Logia de Cuba en la CMI?

Gran Maestro I:.H:. José Ramón González Díaz: Considero que es importantísimo, y considero que es importantísimo porque en el año 2009, que nosotros pudimos viajar a la reunión de la CMI, que coincide cada tres años recién las elecciones en la Gran Logia de Cuba, o sea que al Gran Maestro prácticamente le es imposible poder asistir, saliendo en marzo, al inicio de abril, es imposible que pueda. ¿Pero qué pasó en este sentido? Que yo tenía mi pasaporte, yo tenía una serie de condiciones personales creadas, que me facilitaron a mí, con el Estado cubano por supuesto, viabilizar la asistencia nuestra a la reunión, que fue la XXI de la CMI. Creo que Cuba es un factor participativo importantísimo en la Confederación Masónica Interamericana. Tan es así, que esto se rota, por lo que dice el reglamento, entre las diferentes potencias de una zona específica. Se va asignando por propuestas que lleven los integrantes de la Zona.

En este caso, a Cuba le corresponde, en abril, asumir la responsabilidad de la presidencia, que hicimos dejación en la otra oportunidad por lo que ustedes conocen. Todo esto es económico, porque esto conlleva gastos. Esto conlleva, al asumir una responsabilidad, que a todo lo que convoque la CMI tiene que estar presente el Vicepresidente, porque ya es partícipe del Ejecutivo de la Confederación como tal, y además, todos los años hay que hacer la reunión de la Zona. Que puede ser en el lugar donde está establecida, o puede ser en cualquier otra Potencia de esa Zona. O sea que esto conlleva a una serie de erogaciones económicas que nosotros verdaderamente no poseemos; no la podemos asumir.

PE: Siendo así, entonces nos llama poderosamente la atención la no participación de las Magistraturas en anteriores reuniones o sea, nos referimos precisamente a la Magistratura del I:.H:. Osmundo Cabrera. ¿Cómo usted lo ve desde su perspectiva, dada la importancia que usted mismo ha reflejado?

GM: La participación con anterioridad, con Osmundo, fue por problemas igual con lo que te decía: sale electo, el período de tiempo es corto, no tenía pasaporte, no tenía nada. No podía asistir, era imposible que pudiera asistir porque no le da tiempo. Ustedes saben que la tramitación en nuestro país, por lo menos una invitación, tiene que ser con dos meses de antelación. Tienes que ir la embajada que te va a dar el visado. La embajada te dice que tienes que traer una serie de documentos. Esos son trámites, burocráticos si se quiere pero son oficiales, que tienes que tenerlos disponibles en el momento que vas a presentar para poder viajar. Eso fue lo que le sucedió a Osmundo, que no pudo participar por esas razones. Si participó…creo que Arnaldo participó; Collera, por supuesto, cuando tuvo la Vicepresidencia. Anteriormente. Casi todos los Grandes Maestros pudieron participar en la reunión, en estas que son cada tres años.

PE: ¿Está la Gran Logia de Cuba en plenitud de sus derechos?

GM: Tenemos pago, en este momento, hasta el año 2011. Tenemos pago hasta el año 2011 puesto que cuando yo viajé a la Reunión de las Grandes Logias Regulares del Mundo llevé en efectivo la cantidad de 1800 dólares. Es el pago que tiene que efectuar nuestra Gran Logia puesto que es una cotización que se hace por la CMI de acuerdo a las logias que están bajo esa jurisdicción, cualquier Gran Potencia, o sea, tiene diez, paga por diez. Son cien logias, paga por cien logias, y así sucesivamente. En el caso de Cuba hay una concesión, porque el mínimo de pago por logias es 25 dólares anuales. A Cuba, el máximo que le pusieron, en consideración por nuestros problemas económicos, la dejaron con 1800 dólares anuales. Primero fueron 1600, y después la elevaron a 1800, que es lo que estamos pagando; yo efectué el pago que estaba atrasado, 2008, 2009, 2010 y 2011, o sea no se pagó en el gobierno de Osmundo, como no pudo viajar, no pudo ser en efectivo, entonces en el 2009, ya yo si fui y pagué 2008 y 2009. Posteriormente pagué en la reunión de la Zona II, en las Islas Guadalupe, el 2010, y en esta reunión de las Grandes Logias Regulares del Mundo, el 2011.

Actualmente no estamos a plomo. Y no estamos a plomo porque se puede pagar pero en nuestro país, donde radica la cuenta bancaria de la Confederación, Cuba no tiene convenio financiero con esa agencia y por tanto no se puede transferir. Hay que pagar en efectivo, personalmente.

PE: Y visto desde este punto de vista ¿Qué estrategia tiene la Gran Logia para seguir insertada en la CMI?

GM: Ahora, en abril – no tengo la fecha exacta, no te la puedo decir- es la reunión. Estrategia…no podemos decir que está realizada, puesto que no sabemos quién es el Gran Maestro que saldrá electo. Hay tres candidatos a la Gran Maestría. No sabemos en su pronunciamiento que hará el que tome posesión ¿Qué se puede hacer? Se puede delegar la representación en esa reunión a otra Potencia. Está en los estatutos. Tienes que acreditarlo, pero también tienes que estar a plomo con el año 2012, para poder tener voz y voto. ¿Qué pude ser? Que se tramite con anterioridad – no les puedo decir lo que haga el próximo Gran Maestro – a un Pasado Gran Maestro, a un hermano equis, que pueda realizar sus trámites. Ya tendría en su poder esta invitación; porque tiene que ser de tipo personal, no puede ser de otro tipo, y que en ese momento pueda ir en representación de la Gran Logia de Cuba. Pero eso lo decide el Gran Maestro que salga electo. No les puedo decir yo ahora que sería tal o tal hermano, sino el que salga electo puede decir: Mi delegado acreditado para la reunión es el hermano tal, o es el Gran Maestro de la Gran Logia tal. O sea puede delegar pero tiene que abonar. Por la ley te pueden conceder voz, pero no tiene voto porque no estás a plomo.

PE: En este mismo sentido y tomando en cuenta nuestra situación económica actual ¿Qué beneficios justifican nuestra participación en la CMI?

GM: Bueno, la participación de nuestra Gran Logia en la CMI como tal, y en todo evento internacional Cuba debe estar representada de una forma u otra, a través de un delegado, de una representación física por un hermano, no tiene que ser el Gran Maestro ¿Por qué? Porque por lo poco que yo he podido constatar en el exterior, Cuba está considerada una Potencia Masónica Internacional desde todo punto de vista. Tan es así que en todos estos lugares en los que estado presente la bandera de nuestro país está junto a la de los anfitriones en esos lugares. Conocen internacionalmente nuestra situación económica. Eso todos lo conocen. Ellos asumen, como en este caso, en esa convención, los gastos del que represente a Cuba. Y en estas convenciones y reuniones anuales nombran a las diferentes Potencias por orden de antigüedad, o sea, son recibidas por orden de antigüedad, y Cuba está dentro de las primeras, y a la hora de terminar una sesión de cualquier tipo es una de las últimas que sale, por los años que tenemos de vida masónica y por lo que en nuestro país ha significado la masonería.

Yo creo que en la actualidad, o sea la membrecía, vamos a decir, la comunidad masónica debe mirar al futuro, y el futuro inmediato, no el futuro a largo plazo; de que a medida que usted va adentrándose en todos estos pormenores, no solo en los de la Confederación, sino de otras convenciones, usted va adquiriendo relaciones; relaciones que a mi modesto juicio han significado, para la Gran Logia de Cuba, algo, tanto desde el orden económico, como en el orden de donaciones. Porque si vamos a tener una sala, en estos momentos, de computación – no vamos a decir de navegación, sino de computación – es producto de relaciones y de donaciones. Si no tiene relaciones no puede obtener nada.

Creo que los masones, o sea, la comunidad masónica, deben pensar en el futuro, en el futuro porque se necesita estar presente, se necesita estar al tanto de todo lo que ocurre internacionalmente, masónicamente. En Cuba se desconoce que pudiera, en un momento, tenerse un delegado por nuestra Gran Logia de Cuba ante la OEA (Organización de Estados Americanos), porque se está rotando por diferentes potencias, un hermano que represente en la OEA lo que es la Confederación Masónica Interamericana, con voz…..con voz. En una de estas reuniones la Confederación se pronunció para emitir – o presentó ya, por acuerdo – Los Deberes Humanos. Todos conocemos que existen los Derechos Humanos. Nosotros participamos y presentamos un tema referente a eso, que fue en Bolivia; se acordó elevar a la OEA inicialmente esto de una Ley de los Deberes Humanos, para con la sociedad, para con la familia, para con la naturaleza. O sea, hay una serie de puntos que se acordaron confeccionar, allí. Ahora Bolivia está convocando nuevamente – que ya lo estaba mirando – a una reunión ahi nuevamente, con otros aspectos, donde es a los maestros masones, a los Venerables Maestros de logia, a los Ex Maestros de logias y hay un programa bastante amplio de que los hermanos se pronuncien desde ese punto ¿Qué cosa es un Venerable Maestro de una logia? ¿Qué cosa es –que acá no lo tenemos – el consejo de Ex Maestros? O sea son prohibiciones, pero si no participamos, si no vamos, si no enviamos algo referente a los temas que se van a tratar, es igual que si no existiéramos. Porque, se puede determinar o acordar, y nosotros tenemos que ejecutar porque es un acuerdo, y sin embargo no tenemos participación en lo que allí se discutió.

PE: En su criterio y a partir del cuestionamiento de muchos hermanos ¿Cree usted que se podría reevaluar la decisión tomada por la Gran Logia de Cuba y solicitada mediante la persona del I:.H:. Roberto Luis Ferrer, exonerando a Cuba de pago a la CMI debido a su condición económica entonces, y destinar esa cuantía monetaria a la reconstrucción o reparación de las casas templo, a la impresión de la revista de la Gran Logia, por solo citar dos ejemplos?

GM: De entrada cuando – vamos a decirle así – el I:.H:. José Manuel Collera Vento tomó posesión de la Gran Maestría, que participó en la reunión de la CMI, expresó allí que Cuba tenía los medios necesarios para aportar lo que allí se determinara. El I:.H:. Basilio (Pasado Gran Maestro Basilio Armando Barreto), con anterioridad – y él lo ha dicho en algunos discursos – que la Gran Logia de Chile quiso asumir el pago de la deuda anterior que tenía Cuba, y no lo aceptó. Por supuesto, es lógico. Pero bueno, en el caso de Collera, se le condonó parte de lo anterior, y se comprometió – y por tanto es un acuerdo adoptado ya – de que Cuba se responsabilizaba, a partir de ese momento, de abonar anualmente esta cotización. En el gobierno de Collera, el estado cubano le hizo la concesión del cambio de uno por uno, de moneda nacional por Dólar, concesión esta que, a partir de ese momento, no se le ha dado a más ningún gobierno masónico con posterioridad al de Collera. Quiere decir esto que nosotros, para abonar ahora este pago, tenemos que llegar al cambio – que no está autorizado tampoco – pero tenemos que hacerlo obligatoriamente ¿y cómo? Que ustedes – las logias – traigan, en moneda libremente convertible y hagan el aporte al Fondo de Divisa, no a la CMI, y ese se ingresa de esta forma. Ahora como el cambio está a uno por uno no hay ningún tipo de problema, porque si hay 1000 CUC, son 1000 Dólares, y nuestra cuenta aquí en la Banco Financiero de Carlos III, se puede realizar. O sea que creo…mi criterio como Gran Maestro: no debemos solicitar eso. Sería denigrante para la masonería de Cuba solicitar a la Confederación Masónica Interamericana, que nos condonara o que no nos cobrara lo que tenemos que pagar. Eso sería denigrante para la masonería en nuestro territorio, con veintinueve mil y tantos masones que pudieran dar frente a esta cuestión. Ese es mi criterio como Gran Maestro. El próximo Gran Maestro puede tomar otra decisión. El mio…no…tenemos que ser capaces de afrontar las dificultades y resolverlas. Somos nosotros los máximos responsables de eso porque ¿Cómo quedaremos? Como miserables, y no el Gran Maestro, sino todos los masones de nuestro territorio, que no somos capaces de darle solución a un problema de esta índole.

PE: Muchos nos preguntamos ¿Cómo se sufragan los gastos de viaje y representación cubana en las reuniones o asambleas de la CMI?

GM: A todos los eventos que yo he participado – y es bueno que me realices esa pregunta – para la Gran Logia de Cuba ha sido ínfimo el gasto. Ínfimo, que no te puedo decir la cifra; probablemente en la sesión de la Alta

Cámara yo hable referente a eso. Ha sido asumido por las Grandes Potencias que nos han invitado; y los gastos en el territorio nacional – modestia aparte – los he asumido yo. Mayoritariamente hay gastos, yo te voy a decir, porque hay imprevistos que tú no tienes como darle solución. Una aduana te cobra una cosa, otra aduana te puede cobrar otra, te ponen una multa por cualquier cosa, y ya esas son cosas que son ajenas a nuestra voluntad. Aquí, como mínimo, una visa te cuesta alrededor de 70, 80 CUC o más. En Europa es en Euros, o sea que son cosas que nosotros, modestia aparte, hemos asumido. En mi caso particular, mi familia en el exterior me ha ayudado en este sentido.

Ahora, por ejemplo, nosotros vamos a Mónaco, invitados nuevamente por la Gran Logia Regular del Principado de Mónaco y por su Gran Maestro, el I:.H:. Jean Pierre Pastor, con todos los gastos, por supuesto, de su Gran Logia y de él en el orden personal, nos han invitado junto al hermano Raimundo Gómez Cervantes, Presidente de la Comisión Permanente de Relaciones Exteriores, para participar en su primera Convención Anual, del 6 al 12 de marzo. Por supuesto, los gastos son de todo lo demás, pero los de nuestro territorio los ha asumido Raimundo y este Gran Maestro, no la Gran Logia de Cuba. Lo que pueda ocasionarse de aduana y todas estas cosas, lo vamos a asumir él y yo, no la Gran Logia de Cuba.

PE: Para los casos de las asambleas y reuniones de la CMI en las que ha estado presente la Gran Maestría, en este caso usted, nos comentaba que el gasto de la Gran Logia es ínfimo, porque las otras potencias han asumido esa responsabilidad económica ¿No cree usted que desde este punto de vista ello pueda crear la percepción en nuestro pueblo masónico que nuestro voto en la Confederación sea menos independiente? ¿Lo ha sido?

GM: Creo que el masón que tiene principio no puede depender de nada más que su criterio y su moral. Nunca, en los lugares que yo he estado, o que me hayan facilitado estos viajes, o asumido esta responsabilidad, se me ha exigido ninguna… ¿Cómo es la palabra…?

PE: ¿Se le ha condicionado?

GM: …se haya condicionado esto a eso; jamás. Primero, si existe condición, no se la vamos a aceptar a nadie. Por principios…por principios no se la podemos aceptar. Porque cuando estuvimos en Cartagena de Indias, en la actualidad un Pasado Gran Maestro está aspirando a Secretario Ejecutivo de la CMI, y en el orden personal es nuestro amigo, porque hemos estado en diferentes lugares, él siendo Gran Maestro y ahora Pasado Gran Maestro, pero eso no tiene que ver nada con su aspiración. Absolutamente. Él no me ha planteado en ningún momento nada de eso. Está aspirando también el Pasado Gran Maestro de la Gran Logia Valle de Méjico, el I:.H:. Eduardo, muy amigo de Cuba, que vino recientemente, y jamás se me ha planteado nada referente a su aspiración. Yo en el orden personal tengo mis criterios… tengo mis criterios de ambos hermanos: maravillosos ambos, pero tiene que ser uno solo, no pueden ser dos. Se está tratando en esta Convención de crear un cargo, por designación, de Secretario Ejecutivo Adjunto. O sea que no ha habido una condición: vas, te pago bajo una condición específica. No. Si existiera, no lo aceptábamos. Porque primero

está la ética, la moral, y están los principios masónicos. En ningún momento se ha planteado eso por parte de ninguna Gran Potencia. Ninguna.

PE: ¿Qué lo motivó a declinar la responsabilidad de la Vicepresidencia de la Zona II de la CMI a favor de la Gran Logia Nacional de Francia?

GM: Lo que nos decide en esto fue lo siguiente: el orden económico primordialmente. Porque bueno…nosotros, en tres períodos de gobierno, con anterioridad, sabíamos positivamente qué conllevaba aceptar una Vicepresidencia en ese momento. La palabra que utilizamos fue ceder…no fue ceder…fue conversar con los que estaban allí presente. Estaba Haití, República Dominicana, Francia y nosotros; Puerto Rico no estaba presente. ¿Qué sucedió? Esto: el orden económico ¿Cómo asumíamos la responsabilidad, como Gran Maestro una Vicepresidencia? ¿Cómo le iba a dar la Gran Logia de Cuba el frente a esta situación? ¿Qué hicimos? Llevar a un consenso, no tan solo de los participantes de la Zona sino con otro grupo de hermanos que estaban allí, de que a nosotros nos era imposible en ese momento asumir esa responsabilidad y que creíamos que otra potencia con mayor orden económico podría asumirlo. Se llegó al consenso con el Secretario Ejecutivo inclusive presente, y otros Grandes Maestros, de que Francia es una potencia económica; y como nunca hasta ese momento había presidido, bueno pues sugerí que fuera Francia; y que Cuba posteriormente pudiera asumir la Vicepresidencia de la Zona II del Caribe.

PE: ¿Qué saldos positivos cree que arrojó cederle la Vicepresidencia a Francia de la Zona en la que nosotros participamos?

GM: Bueno…desde el punto de vista global, para Cuba no ha representado nada en el orden independiente, que Francia haya asumido esta responsabilidad, desde el punto de vista económico y esas cosas. Simple y llanamente se efectuó en Islas Guadalupe, la reunión de la Zona II, que por supuesto ellos allí tiene un Gran Maestro Provincial, y se efectuó allí con muy buenos resultados, que fue en la única en la que hemos podido participar en la Zona. Las otras a las que se convocaron no se realizaron. Ahora está proyectado hacerla en Cuba -ellos tiene la anuencia- del 14 al 18 del mes de marzo[1]. No está confirmado esto por participación. Está confirmado nada más el Gran Maestro de la República Dominicana y su esposa, no tenemos otras confirmaciones. Le hemos escrito al que está funcionando como Secretario de la Zona II, hermano Osvaldo Pérez, sobre nuestra preocupación de que se está acortando el tiempo. Se hizo la comunicación con la empresa Topcaribe, que fue la que hizo los trabajos del 150 Aniversario, y nos está llamando para decirnos de que no hay confirmación de participación. Nosotros le cursamos invitación, no solo a la Zona II, sino a las otras zonas, sobre todo en el área latina; al Secretario Ejecutivo, que ya le escribimos nuevamente a través del Gran Maestro de Guatemala, sobre nuestra preocupación. No hemos tenido respuesta. Próximamente haremos lo mismo, escribiremos para informar que tenemos que suspenderla porque si no hay quórum, no hay participación, no hay nada, no se puede realizar acá en Cuba. Eso tenía que haberse realizado en el 2010, que la Alta Cámara tiene un Acuerdo… el acuerdo es el número 5 de marzo de 2010, se acordó por la Alta Cámara que se hiciera aquí una reunión de la Confederación Masónica Interamericana de la Zona II. Nosotros tramitamos en aquel momento para que se hiciera el año pasado y no se pudo hacer por las situaciones que están sucediendo en la Gran Logia Nacional de Francia. Después ellos nos solicitaron hacerla ahora en el 2011. Aproximadamente, ha transcurrido un año de esto, y nosotros aceptamos, por supuesto ¿no?…Ahora, no tenemos en estos momentos para decir: Bueno…se va a hacer. En nuestras manos no está decir se va a hacer o no se va hacer. Espero, en esta semana, escribirle personalmente al Secretario Ejecutivo para que me diga que hay al respecto. Y no me he pronunciado abiertamente a los masones de nuestro país porque no puedo decir “Se va a hacer”. Inclusive enviamos el programa, todo lo que tiene que hacerse en este caso; y le incluimos – para conocimiento de ustedes – que el día 17 de marzo se va crear, o a reabrir la primera logia A:.J:.E:.F:.(Asociacion de Jóvenes Esperanzas de la Fraternidad). En el programa, lo pusimos como tal para que ellos pudieran participar en esa iniciación de esos niños, de esos muchachos, ese día. Pero hasta ahora no tenemos respuesta positiva de la participación. No son los que vinieron al 150 Aniversario, serán diez, doce, quince personas, no más. Estas reuniones son con los grandes maestros de la Zona y con el Secretario Ejecutivo. No hay participación de otras personalidades. Como oyentes pueden estar otros grandes maestros de otras zonas. A no ser que el Secretario Ejecutivo y el Presidente convoquen a lo que se hizo en Guadalupe: a los vicepresidentes de todas las zonas y tuvieran entonces ellos una reunión aparte para tratar asuntos internos de la CMI. Pudiera realizarse aquí pero no tiene que ver nada con la reunión nuestra de la Zona II del Caribe.

PE: Usted hablaba de la suspensión de la reunión debido a la situación que se estaba dando desde 2009 hasta acá, con la Gran Logia Nacional de Francia, con su Gran Maestro François Stiffani, quien dimitiera en abril del año pasado ¿Cuál es la valoración y la posición de la Gran Logia de Cuba con relación a los hechos que se vienen sucediendo en la Gran Logia Nacional de Francia desde el 2009 hasta el presente, que ha traído como consecuencia la suspensión de relaciones y reconocimiento de las más importantes grandes logias regulares del Mundo?

GM: Mira…la Gran Logia de Cuba no se ha pronunciado al respecto por un análisis como Gran Maestro que nosotros realizamos. Nosotros pertenecemos a la Confederación Masónica Interamericana. Cada potencia puede decidir con quién mantiene relaciones y con quién no mantiene relaciones. Pero la Confederación convocó primero, en Méjico, a una sesión extraordinaria, en cuya sesión extraordinaria no pudimos participar. No vamos a detallar las razones por las cuales no participamos, pero son obvias las razones que motivaron a ello. Después se convocó a una sesión extraordinaria en el mes de enero en Brasil, o sea, en enero de este año. Pero ¿qué pasó en esta convocatoria? Que se hizo un análisis por parte de las potencias masónicas de que se estaba violando lo que está establecido en los estatutos (Se refiere a la convocatoria de la reunión en Foz de Iguazú, del 26 al 29 de enero pasado).

Nosotros recibimos todo eso, y empezamos a analizar esta convocatoria extraordinaria y esperamos a ver que hacía el Presidente; el Presidente de la CMI, que es el actual Gran Maestro de la Gran Logia de Colombia, hizo un pronunciamiento, que decidimos apoyar en todas sus partes porque estaba basado en la ley, o sea, en lo que está en los Estatutos y Reglamentos de la CMI, de su pronunciamiento de la suspensión de esta Sesión Extraordinaria. O sea, ahí sí nos pronunciamos favorablemente a la actitud asumida por el Presidente de la Confederación en ese sentido. No nos hemos pronunciado porque la CMI como tal no se ha pronunciado. Creo que si estamos Confederados, una Potencia no puede hacer…hemos valorado, tenemos toda la documentación, tenemos la respuesta de Stiffani. Stiffani estuvo en la reunión de las Grandes Logias Regulares del Mundo en Cartagena de Indias, en Colombia. Y ahí no hubo pronunciamiento al respecto. O sea que nosotros nos hemos quedado a la expectativa de qué pueda suceder ahora en la reunión de abril, si hay algún pronunciamiento…Espero que se discuta o se diga algo referente a estos hechos que son graves, que están ocurriendo en la Gran Logia Nacional de Francia; y velando también que, queramos o no, es el Vicepresidente de la Zona II a la cual nosotros pertenecemos. Por respeto no debemos pronunciarnos porque entonces ¿Cómo quedaríamos? El seguiría como Vicepresidente y nosotros nos tendríamos que alejar al romper las relaciones con ellos, no tendríamos participación en la Zona, porque ellos son los que están rigiendo en este momento esta Zona.

PE: ¿Alguna potencia de nuestra amistad se ha mostrado interesada en conocer la posición de la Gran Logia de Cuba?

GM: Hasta este momento ninguna potencia se ha dirigido a nosotros referente a específicamente al asunto, cada potencia está analizando desde su punto de vista todos los pormenores de esto, como nosotros no tenemos el acceso necesario para profundizar por la limitación de horas que tenemos para el acceso a internet no podemos valorar, recibimos lo que nos puedan enviar, la rotura(de relaciones) sin especificaciones, porque te dice: se rompe por los hechos que están ocurriendo pero no han especificado, sí recibimos lo que nos mandan ,Stiffani en este caso, él como respuesta, pero no sabemos cuáles son los hechos concretamente que están ocurriendo, si pudiéramos tener un acceso , elaborar no… cuales han sido que han motivado a que esto esté ocurriendo allí pudiéramos hacer una valoración, pero no tenemos ese acceso de evaluar de lo real o no real y nadie se ha pronunciado que porque no lo hacemos, ninguna potencia, claro eso se llamaría en el ámbito masónico injerencia y no podemos aceptar que nadie nos diga, “tienes que hacer esto”.

PE: ¿Le gustaría la oportunidad para comentar y hacerle saber a la comunidad masónica si su reciente viaje a Francia está vinculado de alguna forma a esta Gran Logia?

GM: No, eso no tiene que ver nada con masonería, el viaje del 10 de diciembre al 10 de enero (2011) a Francia no tuvo que ver nada con asuntos masónicos no, no, no eso es una invitación personal de masones que por tradición se lo han hecho a todos los grandes maestros, es una invitación personal, no hay nada de masonería, no hubo nada de eso. Nosotros sí hicimos acto de presencia en la GLNF porque es lógico que si estamos en Francia nos presentemos, el Gran Maestro Stiffani estaba cuando nosotros nos presentamos, no nos atendió, nos atendió su Diputado Gran Maestro que tiene muy buenas relaciones con la Gran Logia de Cuba. Ya en la actualidad no está como Diputado, nos atendió en su despacho porque tiene muy buenas relaciones, no de ahora, desde hace muchos años con Cuba y el Hermano Osvaldo también tiene muy buenas relaciones, que estuvieron ambos en el 150 Aniversario de la Gran Logia de Cuba, pero eso fue una invitación personal, no tuvo que ver nada masónicamente y se le ha hecho a todos los grandes maestros, estos grupos de masones – repito – hacen la invitación personal; no fue con objetivo masónico.

PE: ¿Cree UD. Que el secretario ejecutivo de la CMI ha actuado conforme a los estatutos de la misma en el tema de las logias Brasileñas, Cual ha sido la posición de la Gran Logia de Cuba?

GM: Decíamos anteriormente que apoyamos el pronunciamiento del Presidente de la CMI, de cómo se pronunció referente a lo que el Secretario Ejecutivo había realizado, el R:.H:. Rafael Aragón, y nosotros nos pronunciamos favorablemente en apoyo a este pronunciamiento. Creemos que el actuar fue violatorio de la ley, el reglamento y todo lo de la CMI, resultado de este análisis de lo que vimos, lo que ha enviado la Gran Logia de Chile, Argentina y Uruguay que fueron los primeros que se pronunciaron al respecto, estos tres grandes maestros que se dirigieron directamente al Secretario Ejecutivo en un documento que se le remitió a todas las grandes logias. Analizamos lo que ellos expusieron, fuimos, como ustedes pueden apreciar, están los dos documentos aquí de la Confederación, analizando aspecto por aspecto y es cierto que habían violaciones de lo que la ley establece. Ya tenemos más o menos un conocimiento, no nos pronunciamos en aquel momento pero cuando el Presidente se pronunció, sí apoyamos la actitud asumida de que era violatorio lo que se trató de hacer, que no se llevó a vía de efecto por el pronunciamiento de estas tres grandes potencias y el apoyo nuestro al Presidente por la actitud asumida en ese momento.

PE: ¿A que le atribuye usted el poco conocimiento entre los masones cubanos acerca de la CMI?

GM: Se atribuye a que con anterioridad, que yo conozca en mis años de vida masónica, no existió nunca por parte de la comunidad masónica el deseo de conocer qué cosa era la CMI. Se empieza a conocer la CMI por el acuerdo adoptado por la Alta Cámara masónica del aporte, voluntario inicialmente y después obligatorio, de los 2 Pesos al año o los 10 centavos en CUC para poder pagar la contribución anual que nosotros tenemos, eso por supuesto se hizo en el gobierno del H:. Collera. El acuerdo, que los hermanos tienen en su mente que es aporte para la CMI, realmente el acuerdo no es así, nosotros lo sacamos en una Circular, lo pasamos en muchas ocasiones, era un aporte para el Fondo de Divisas de la Gran Logia y que de ese fondo que se creara y que es como está, Fondo de Divisas, no fondo CMI y que de ese fondo entonces se abonara el importe anual. Entonces fue cuando la comunidad masónica empezó a preguntar qué cosa era la CMI porque con anterioridad no había información por parte de nadie, todo estaba en stand-by, Cuba no pagaba, Cuba no participaba, no se decía nada al respecto; podía participar un Gran Maestro pero como oyente porque no estaba al día en las cuotas que tenía que pagar anualmente y después tal vez se informaba brevemente de que aconteció, de que sucedió, en un mensaje tal vez anual de un Gran Maestro que participara allí.

PE: ¿Qué le recomendaría al próximo Gran Maestro para revertir esta situación?

GM: Creo que el próximo Gran Maestro, como modestamente yo lo he hecho, cada cierto tiempo debe enviarles a todas la logias de la jurisdicción para conocimiento General de la comunidad masónica a través de mensajes, qué sucede en nuestro país y que sucede en el exterior, que ha ocurrido en la CMI o en las grandes logias regulares del mundo, claro eso se dificulta y repito, por la poca conexión que tenemos nosotros en horario que no nos permite estar actualizado en todo lo que está aconteciendo universalmente en la masonería. Creo que es bueno , a veces hay hermanos que dicen que yo he escrito demasiado, he hecho muchos mensajes, pero si tu no informas que estás haciendo, que crees tú que pueden ser tus intenciones buenas, pero también pueden ser que no sean buenas y que alguien te diga te equivocaste en esto , eso es lo positivo que debe hacer el próximo Gran Maestro, ¿no?… informar cada un periodo de tiempo del acontecer nacional e internacional, de ser posible, y tener los medios que le permitan realizar estas cosas, en este periodo nuestro no tuvimos esos medios, ahora es que tuvimos la Rizo (fotocopiadora) funcionando, el papel es cada día menos el que tenemos en existencia o sea que se dificulta pero bueno tratar de gestionar que exista y que se comunique a la comunidad masónica todo lo que este aconteciendo nacional e internacionalmente

PE: ¿Qué le sugeriría al próximo Gran Maestro en el tema de las relaciones internacionales?

GM: Estimo que el próximo gran Maestro que salga en las elecciones que se celebraran el próximo 25 de marzo de este año, en mi modesta opinión, es que debe mantener las relaciones internacionales que se han establecido en un periodo de tiempo. Es de vital importancia tratar de mantener estas relaciones con las potencias, como se ha logrado en el transcurso de estos últimos años, de establecer relaciones con muchas potencias regulares que no existían con anterioridad, Mozambique, Finlandia, que se presentará en esta Alta Cámara y otras potencias más, porque hemos tenido la suerte, si se quiere, de que nos han visitado de diferentes potencias y las hayan solicitado, curso este que debe continuarse, estableciendo esas relaciones porque producto de un trabajo, si se quiere decir, interno, que hemos establecido

con el Presidente de la Comisión Permanente de Relaciones Exteriores y el Gran Secretario; estar actualizados con las potencias de nuestra amistad que hacía muchísimos años que no se analizaban los grandes representantes de las potencias de nuestra amistad y los nombramientos de grandes representantes en esas potencias y en nosotros, esa tarea está realizada. Ya recibimos respuestas muy positivas de nombrar grandes representantes, desde hace muchísimos años no se llevaba a vías de efecto estas propuestas, que nosotros nos sentamos y sacamos la relación de todas las grandes logias con las que tenemos relaciones y ya remitimos las propuestas, no propuestas de grandes funcionarios, propuestas de un masón equis que creemos que tiene las cualidades, que tiene los requisitos, que va a saber representar esa potencia, porque no es en la Alta Cámara pararse y decir “yo soy”, sino que tiene que establecer relaciones entre ambas potencias por eso en un momento determinado lo puedan invitar ¿no?, a que vaya a participar en una convención y ese hermano tiene que tener conocimiento para poder desenvolverse, no es nombrar por nombrar. Ese trabajo lo hemos realizado creo que esto debe continuarse.

En un futuro por el próximo Gran Maestro que salga electo debe preocuparse sobre todo por la CMI., también con las grandes logias regulares del Mundo, pues aunque no tengamos relaciones ahora tenemos que tenerlas de una forma o de otra, sobre todo con lo que nosotros hemos hecho también pues hay grandes logias regulares en Estados Unidos. que no tienen relación con Cuba por equis razones y se ha enviado a través del Gran Secretario y la Comisión Permanente de Relaciones Exteriores este contacto principalmente con la Gran Logia de la Florida que actualmente el Hermano que los representaba a ellos falleció y se propuso un Hermano para que los represente en Cuba, se designó al hermano que nos representa a nosotros allá y sobre todo la preocupación más grande que se comenta mucho, se habla mucho, se dice mucho, es con la situación con los hermanos que residen en el exterior de nuestro país, lo he dicho en otras oportunidades, hay un plan, se les envió. No hay respuestas por parte de la Gran Logia de la Florida, puesto que allí los grandes maestros son anuales y no hay reelección; es un mandato de un año y no permite que se establezcan estas cuestiones y creo que el próximo Gran Maestro debe mantener esta línea en el ámbito internacional

PE: ¿Desea, por este medio, comunicarle algo más a nuestra comunidad masónica?

Creemos que hoy en la actualidad la comunidad masónica debe adentrarse en elevar con los medios que posea los conocimientos masónicos, los conocimientos doctrinales principalmente, que el masón en nuestro país no sea el masón de filas sino que sea el masón operativo, de que sus conocimientos masónicos que adquiera, que es responsabilidad de cada logia hacérselos llegar a sus miembros, este los pueda trasmitir por esos conocimientos que adquiera dentro de la logia en el mundo profano, superarse cada día más, tratar por todos los medios, a través de los conocimientos de cualquier tipo, ir puliendo la piedra en bruto, para así llegar a tener en un futuro una masonería conocedora y que esta masonería, nuestros masones, trasmitan al mundo profano lo que nuestra sociedad hoy necesita que es: el hombre preparado para la sociedad.

PE: Por nuestra parte solo nos resta agradecerle su deferencia que sienta un precedente en estos tiempos de cambios en nuestra jurisdicción masónica.

Muchas gracias


[1]
[1]
Se concretó finalmente la suspensión de la reunión por falta de quórum.